Edición Impresa
Sábado 21 de Noviembre de 2009

ningún juez les atribuyó asesinato

Dos dicen que la chica se suicidó. Dos favorecen por la duda y otro no votó porque ya era innecesario Se da vuelta una acusación que los tuvo seis años presos. El ex juez demandará a los que lo condenaron

Llevaban siete años condenados por asesinato agravado por el vínculo y la alevosía. Pero al final ninguno de los cinco encargados de definir la causa los acusó de asesinato. La Cámara de Apelaciones de Venado Tuerto absolvió por esa razón a Carlos Fraticelli y Graciela Dieser dejando sin efecto el fallo de prisión perpetua que pesaba en su contra por el homicidio calificado de su hija Natalia.

La resolución rubricada por los cinco miembros del tribunal reúne valoraciones distintas. Pero ninguno consideró a los padres de Natalia autores de asesinato. Dos de los integrantes concluyeron que la adolescente se quitó la vida por la ingesta voluntaria de tranquilizantes. Otros dos plantearon que la causa de muerte no era clara y ante la duda correspondía la absolución. Un quinto miembro se abstuvo de votar en virtud de la concordancia alcanzada.

Fuertes efectos. La resolución conocida ayer impacta con resonancia notable en la historia penal e institucional de la provincia.

En primer lugar, porque perfila el cierre de uno de los casos de mayor densidad dramática de los últimos años: una causa investigada como el asesinato de la hija de un juez, en la que resultan condenados el magistrado y su esposa, quienes tras atravesar penuria y cárcel quedan sin reproche porque ni siquiera pudo probarse la existencia de crimen.

En segundo lugar, porque todas las instancias judiciales de la provincia convalidaron que esa condena por asesinato, ahora revocada, se había dado en el marco de un proceso válido. Algo que la Corte Suprema de la Nación desestimó considerando que se violaron las garantías constitucionales de los acusados y objetando el sistema procesal utilizado.

En tercer lugar, porque el veredicto en este caso particular implicó que la provincia de Santa Fe debiera reformular su sistema de enjuiciamiento de delitos, dejando mal parado al máximo tribunal provincial, que lo había avalado. Esto implica que si el procurador presentara un recurso de inconstitucionalidad contra la resolución que ayer favoreció a Fraticelli y su ex esposa, los miembros de la Corte Suprema de la provincia no podrían actuar: deberían ser reemplazados por conjueces. Esta circunstancia mereció un comentario de Fraticelli a la salida de la audiencia en la que se notificó del fallo (ver aparte).

"Lo único positivo que tuvo esta desgraciada situación es que obligó a la provincia a cambiar el modo arbitrario de juzgar delitos", dijo ayer Carlos Edwards, defensor de Fraticelli. El ex magistrado dijo que intentará la restitución a su cargo de juez, del que fue apartado por un jury, pero que tal cosa dependerá del apoyo de la comunidad de Rufino.

Historia de un fallo. La resolución conocida ayer tiene 94 páginas. El voto más extenso es el de Eduardo Pascual y reserva una fuerte crítica al Poder Judicial de la provincia. Hasta anoche la oficina de prensa de la Corte Suprema de Justicia no había difundido el fallo.

Pasaron nueve años y seis meses desde el 20 de mayo de 2000. A las 4 de la mañana de ese día Natalia fue encontrada sin vida en su habitación de la casa de San Juan 340 en Rufino. La primera autopsia determinó que su muerte era compatible por asfixia al ser estrangulada. El mismo día del hecho las sospechas recayeron sobre los padres. Graciela Dieser fue detenida por asesinato a los cuatro días. A Carlos Fraticelli lo apresaron seis meses más tarde: era juez penal y correccional de Rufino y debieron despojarlo de sus fueros primero.

Se inició un trámite que terminó con la condena de ambos a prisión perpetua dictada por el juez Fernando Vidal de Melincué. Este magistrado no valoró las pericias aportadas por la defensa que no sugerían asesinato sino suicidio. Consideró que los padres eran culpables de estrangular con las manos a su hija después de drogarla con sedantes porque les molestaba. En el fallo no determinó quién de los dos lo había hecho. Conjeturó que hubo dos opciones: "O bien se intentó matar a Natalia con la droga y, como ello no ocurrió, terminar con la estrangulación, o bien se usó el medicamento para colocar a la chica en estado de indefensión", determinó en el fallo.

En junio de 2003 la Cámara de Venado Tuerto confirmó esta sentencia pero de los cinco miembros dos consideraron que Fraticelli era inocente. Uno de ellos, Hugo Quaglia, dijo que no había elementos para hablar de asesinato.

En julio de 2004 la Corte Suprema de Santa Fe avaló el proceso de condena como válido. En agosto de 2006 la Corte Nacional exigió la revisión de todo el trámite. Eso implicó que Dieser y Fraticelli, que habían estado presos cuatro años, salieran en libertad. Debieron pagar una fianza de 150 mil pesos. Ya estaban separados.

"Me dolieron muchísimo las

Comentarios