Edición Impresa
Sábado 14 de Noviembre de 2009

Nieve azul

Hay nieve azul. Sí, sí, no es el whisky. Si no me creen, apúrense que la próxima tormenta puede ser fatal y salgan a buscar jacarandaes.

Hay nieve azul. Sí, sí, no es el whisky. Si no me creen, apúrense que la próxima tormenta puede ser fatal y salgan a buscar jacarandaes. Vayan al parque Urquiza, por ejemplo, y caminen bajo las ramas cubiertas de flores. Basta una suave brisa para que los pétalos caigan sobre los hombros como si fueran caricias de ángeles. Hay nieve azul, sí. Busquen jacarandaes y caminen bajo sus copas con un amor de la mano. Es noviembre y los milagros están entre nosotros. Basta abrir el corazón y dejar que los ojos se reúnan con el mundo. Basta ser libres un minuto en la ciudad enloquecida y mirar hacia arriba. Basta estar despierto y recordar, realmente recordar qué es la vida. Hay nieve azul, créanlo. Y no lo olviden nunca.

Comentarios