Información Gral
Sábado 25 de Junio de 2016

Niegan indemnización a un hombre que pasó tres años preso y es inocente

Víctor Cingolani fue acusado del asesinato de su novia y luego fue sobreseído. Se casó con la hermana de la víctima en prisión.

Víctor Cingolani, el trabajador petrolero de Pico Truncado que fue a prisión acusado de asesinar a su novia, y que después se casó con la gemela de la víctima, no será resarcido por el Estado santacruceño por haber estado preso durante tres años y después liberado y desvinculado de la causa.

El hecho ocurrió en Pico Truncado el 16 de julio de 2010 cuando el cuerpo de la joven Johana Casas apareció sin vida y con evidencias de haber sido ultimada de dos balazos en el pecho en un descampado de esa ciudad. En primera instancia Cingolani, quien ahora tiene 31 años, que había sido novio de la chica asesinada fue sindicado como el autor del hecho. Ella era una modelo de 19 años.

Pero luego del juicio oral, el abogado de Cingolani, Héctor Chacón, presentó un recurso extraordinario ante el Superior Tribunal de Justicia, se realizó un nuevo juicio y un ADN hallado en una colilla de cigarrillos incriminó Marcos "El Tosco" Díaz quien en el momento del crimen mantenía una relación con Johana. Díaz, ahora de 40 años, fue condenado a 12 años y Cingolani quedó en libertad. Fue a mediados de 2013.

Pero el caso alcanzó ribetes inverosímiles cuando en 2012, Cingolani anunció desde la cárcel que iba a contraer matrimonio con Edith Casas, hermana gemela de Johana. Edith incluso había participado de las audiencias cuando Cingolani era juzgado, pidiendo justicia por su hermana.

En ese tiempo, la joven había publicado una carta (reproducida por varios diarios de la zona) en la que sostenía que había sido violada y amenazada en numerosas oportunidades por el presunto homicida. Luego se desdijo y aseguró que había actuado bajo presión familiar. También participó en movilizaciones por el esclarecimiento del asesinato con una remera con el rostro de su hermana. Al mismo tiempo, visitaba a Cingolani en la cárcel.

"Fui el perejil de la causa. Nunca supe porque estuve preso", aseguró Cingolani. "Yo estuve en la droga, en el alcohol, en la joda. Pero nunca hubiera matado a nadie y menos a Johana. Trabajaba en el petróleo, ganaba bien y era soltero. Saliendo con Johana, conocí a Edith y me enamoré perdidamente", confesó.

"Yo le tenía mucho cariño a Johana. Pero lo de Edith fue distinto. A ella la amo", aseguró por esos días.

El casamiento se realizó el 14 de febrero de 2014, el Día de los Enamorados, con el novio aún preso y en medio de un escándalo protagonizado por la comunidad de Pico Truncado en el Registro Civil que cambió el arroz por huevos y piedras para arrojarle a los recién casados.

Finalmente, Cingolani fue absuelto y se fue a vivir con Edith, quien manifestó que "deseaba formar una familia y tener hijos".

Antes de autorizar el casamiento, la jueza de Pico Truncado, Gabriela Zapata, decidió que Edith primero tendría que someterse a pericias psicológicas que no revelasen algún trastorno. Las pruebas se hicieron, Edith las pasó.

Para la familia de las gemelas no hubo ningún consuelo. "Para mí murieron las dos. Johana está con Dios y Edith con el diablo", sentenció el padre de las hermanas, Valentín Casas.

Por esos días, la joven dijo que le haría un juicio al Estado de Santa Cruz por los años que según él estuvo injustamente preso. Ahora, según lo publicado el martes último en el Boletín Oficial, el Ejecutivo rechazó el reclamo administrativo interpuesto para el pago de la indemnización prevista en los términos de la ley provincial 16480 y de la ley 3396 de adhesión a la ley nacional 26.944 de Responsabilidad Estatal.

El gobierno santacruceño sostiene el rechazo a un resarcimiento argumentando que "se pretende una suma considerable en función de los supuestos daños y perjuicios que habría sufrido por error judicial por una supuesta privación ilegítima de su libertad que fuera ordenada por el Juez competente del Poder Judicial en la tramitación de la causa penal C-31302/11, tramitada por ante el Juzgado de Instrucción Nº-1 de Pico Truncado de la Provincia de Santa Cruz".

El decreto oficial menciona que Cingolani explica que el 16 de julio del año 2010 fue detenido hasta el día 5 de diciembre de 2013, disponiéndose la absolución de culpa y cargo, dejándose sin efecto las medidas cautelares, acusado de un delito del que finalmente, fue sobreseído. "Lo cierto es que el reclamo que nos ocupa no puede prosperar, toda vez que no se reúnen los extremos establecidos por la propia ley 1648".

Para el gobierno de Santa Cruz no está acreditado que Cingolani haya estado preso "por error judicial, sino que estamos ante un simple yerro en el ejercicio de la actividad jurisdiccional", por lo que se determinó "rechazar el reclamo administrativo interpuesto por el señor Víctor Orlando Cingolani".

Comentarios