Policiales
Jueves 03 de Noviembre de 2016

Niegan excarcelación a uno de "Los 12 apóstoles"

Fue uno de los líderes del sangriento motín desatado en el penal de Sierra Chica en 1996 que terminó con nueve presos muertos.

Uno de "Los 12 apóstoles" que hace 20 años lideró el sangriento motín del penal de Sierra Chica y fue condenado por el caso a reclusión perpetua, seguirá preso debido a que la Cámara Federal de Casación Penal rechazó un recurso de la defensa que solicitó su libertad condicional por el tiempo que lleva en prisión.

La Sala I de la Cámara consideró "inadmisible" el recurso extraordinario que presentó la defensa oficial de Jorge Alberto Pedraza, quien hoy tiene 53 años, contra el fallo que se opuso a su libertad condicional, beneficio que reclamaba luego de 20 años de detención.

Fuentes judiciales informaron que el tribunal sostuvo que el planteo no reunió el requisito de la "cuestión federal" que habilita la presentación de un recurso extraordinario. En marzo la misma sala de Casación había negado que Pedraza, actualmente alojado en el penal chubutense de Rawson, comenzara un régimen de salidas transitorias.

Es que la defensa del condenado pidió en 2013 al juzgado de Ejecución Penal Nº 4 que declare agotada la pena unificada de 37 años y medio que le habían impuesto y, subsidiariamente, que se le otorgue el beneficio de la libertad condicional. Sin embargo, ese recurso fue rechazado por el juzgado por lo que la defensa apeló la decisión ante la Cámara de Casación cuya Sala I, integrada por los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Ana María Figueroa, falló en igual sentido que el juzgado.

Aterrador. El 30 de marzo de 1996 (sábado de Semana Santa) 13 reclusos intentaron fugarse del penal de Sierra Chica, en el partido bonaerense de Olavarría. Los guardias los enfrentaron y mataron a uno de ellos por lo que los doce restantes (conocidos como "Los 12 apóstoles") tomaron como rehenes a guardiacárceles y se amotinaron junto a alrededor de otros 1.500 internos.

Durante el motín hubo un enfrentamiento entre presos, en el que los Apóstoles asesinaron a ocho internos a los que descuartizaron e incineraron en el horno de la panadería de la penitenciaría.

Tras ocho días y luego de haber tomado también como rehén a la jueza en lo criminal de Azul, María de las Mercedes Malére; a su secretario, Héctor Torrens; y a dos pastores evangélicos que pretendieron mediar en el conflicto, "Los 12 apóstoles" se entregaron a cambio de ser trasladados a la ahora inexistente cárcel de Caseros, donde protagonizaron otro frustrado intento de fuga.

En febrero de 2000 comenzó el juicio por el motín en el que los procesados, que mantuvieron un "pacto de silencio", fueron acusados por homicidio, privación ilegítima de la libertad calificada, tentativa de evasión y tenencia de arma de guerra, entre otros delitos.

Comentarios