Newell's Old Boys
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Newell's perdió el invicto ante Racing en un partido cambiante y repleto de polémicas

Con dos goles de Gustavo Bou, el equipo de Zielinski terminó con la racha leprosa y le puso freno a las pretensiones leprosas de seguir cerca de Estudiantes. A Formica le anularon un gol en una jugada muy polémica y el líea convalidó el primero de la academia de la misma forma.

Newell's dejó el invicto en un partido cambiante y de jugadas polémicas. Pudo haber empatado -en los hechos lo hizo pero le anularon un gol- y terminó 2 a 1 por los goles de Gustavo Bou. Pero lo importante es que dejó una buena imagen, porque lejos de refugiarse trató siempre de llegar al arco de enfrente.
Newell's jugaba con el resultado de Estudiantes ya definido. Y al menos en esos primeros 15 minutos pareció sentir esa adrenalina de saber que el líder no se había escapado tanto -empató con River- y comenzó como una tromba a manejar la pelota y a imprimirle velocidad y buen toque al traslado de la pelota.

Se plantó bien en defensa y prácticamente anuló a un Racing desconcertado que no podía mantener mucho tiempo la pelota. El déficit leproso estuvo en ese lapso en la generación de peligro: prácticamente no inquietó a Orión, pese a la mayor posesión.
Sin embargo, con el correr de los minutos, el equipo de Osella volvió a ser el mismo de siempre cuando sale de casa: lo dejó tanto venir a Racing que la academia se animó y comenzó a inquietarlo, primero desde la posesión y después desde las aproximaciones.
De la mano de Acuña y el Licha López, el equipo de Zielinski le fue complicando la vida a un equipo rojinegro que resignó sus aspiraciones ofensivas y sólo dejó a Amoroso y a un solitario Maxi Rodríguez, demasiado poco como para inquietar a Orión. Así y todo, Racing no mostró sorpresa como para inquietar a Pocrnjic.
Sin embargo, el partido comenzó a generar una impensada intensidad desde los 38', cuando Bou se desmarcó en dudosa posición, corrió y quedó solo ante Pocrnjic para poner el 1 a 0.
Embed
Newell's, que no había llegado al arco de Orión hasta ese momento, se animó y armó cinco minutos más tarde una gran jugada entre Advíncula y Quignon, que terminó con un centro del peruano para que Formica -en posición de "9"- la empujara al fondo para el empate.
Embed
Pero ya en tiempo adicionado, Romero habilitó con categoría a Gustavo Bou, el entrerriano levantó la vista, lo ubicó al uno rojinegro y la puso junto al palo derecho de Pocrnjic para un 2 a 1 de otro partido.
Embed
Racing arrancó con toda la furia en el complemento pero se quedó en el amague, pese a algunas concesiones del fondo rojinegro. Y la lepra se animó. Porque el ingreso de Isnaldo le dio buen aire por izquierda, porque el equipo se adelantó unos metros, Formica mostró pinceladas de su jerarquía y Quignon se animó un poco más a adelantarse.
A los 6' un bombazo de Acuña fue un llamado de atención para Pocrnjic, a los 11' Amoroso no le pudo entrar como corresponde y a los 16' el delantero se perdió la igualdad cuando desbordó a Orión por derecha y su remate final rozó el travesaño. Fue su última intervención antes de ser reemplazado por Tevez.
A los 24' llegó una jugada tan polémica como el primer gol de Bou: Maxi Rodríguez lo ubicó a Formica, la defensa de Racing dio el paso al frente y el asistente Lucas Germanotta levantó la bandera justo cuando el Gato convertía la igualdad. La protesta de los leprosos se hizo sentir.
Racing ajustó un poco las marcas y logró hacerse de la pelota. Y estuvo cerca del tercero cuando un desborde en diagonal de Bou terminó con su remate pasando muy cerca del travesaño.
Newell's aflojó el ritmo, no pudo recuperar el balón como al principio y si bien no se resignó, fue perdiendo poder de fuego.
En un partido cambiante y de jugadas polémicas, Newell's resignó el invicto en el torneo pese a haber dejado una imagen más que aceptable.

Comentarios