Newell's
Martes 23 de Agosto de 2016

Newell's necesitaba renovar en parte el plantel e incorporó a siete jugadores

Newell's inició un nuevo ciclo con dirigencia nueva y problemas viejos, que obligaron a salir a la búsqueda de jugadores con el fin de elevar el promedio del descenso.

Newell's inició un nuevo ciclo con dirigencia nueva y problemas viejos, que obligaron a salir a la búsqueda de jugadores con el fin de elevar el promedio del descenso. Quilmes tiene una CD que se puso al frente de una entidad que quedó casi destruida, a tal punto que iría a una convocatoria de acreedores. Los dos deben pugnar por sumar puntos con el fin de no tener problemas para permanecer en la máxima categoría y por eso se reforzaron. La Lepra menos que el cervecero. Mientras al Parque arribaron siete futbolistas, en Quilmes lo hicieron veinte. Una multitud para un equipo de primera que tuvo que salir a rearmar el plantel para hacer frente al torneo que se viene.

Los rojinegros se lanzaron rápido al mercado con el fin de sumar nombres de experiencia y que estuvieran a la altura de la debilitada economía, que "no es caótica, pero sí preocupante", reconoció el tesorero Alberto Sauro. Así llegaron "incorporaciones", tal como definieron los directivos al arribo de las siete caras nuevas elegidas por Diego Osella, quien lleva el peso de la obligación de elevar la sumatoria de unidades para no sufrir ninguna peripecia en el futuro.

Su colega de Quilmes, Alfredo Grelak, quien fue devuelto a su cargo tras haber sido echado por la anterior gestión, posee una misión similar o, quizás, mucho más compleja. La entidad quedó casi vacía de recursos tras la salida de los anteriores directivos y también recurrió a incorporar a 20 futbolistas, por supuesto que la mayoría de ellos a bajo costo.

Hace algunas semanas, Marcelo Calello ganó las elecciones y se convirtió en el nuevo presidente cervecero, un club que estaba a la deriva. "Ningún dirigente saliente se hizo presente para realizar formalmente el traspaso. Y no solamente no quedó ningún dirigente, no quedó nada de lo que había. De ahí que esto es el renacer que Quilmes necesitaba, es la refundación de la institución", declaró el directivo que no descartó la convocatoria de acreedores. La conclusión de esto es que Quilmes está envuelto en una profunda crisis, mucho más importante que la que vive Ñuls.

Osella hoy cuenta con Néstor Moiraghi, Mauro Matos, Facundo Quignon, Sebastián Prediger, Joel Amoroso, Germán Voboril y Juan Sills, y tres o cuatro de ellos serían titulares en el inicio de la competencia. Mientras que Grelak sumó a Luca Yiovini, Diego Colotto, Sergio Escudero, Cristian García, César Rigamonti, Matías Sarulyte, Cristian Trombetta, Franco Negri, Ismael Benegas, Facundo Coria, Nicolás Sainz, Nicolás Benegas, Horacio Ramírez, Leonardo Marinucci, Matías Pérez Acuña, Fernando de la Fuente, Eduardo Buruchaga, Gabriel Ramírez, Maximiliano González y Hernán da Campo (estos dos últimos llegaron procedentes de Central).

El rojinegro arrastra inconvenientes económicos y futbolísticos, aunque medianamente tiene controlada la situación y armado el equipo con la base con la que ya contaba. Quilmes está en etapa de refundación, como lo hizo Newell's hace casi ocho años. Dos realidades con ciertas similitudes y con formaciones remozadas. Una, la de Newell's, menos que la otra.

El cervecero en 2010 sumó a 19 jugadores

No es la primera vez que Quilmes realizó una gran cantidad de contrataciones para afrontar un campeonato. Ya en 2010 la dirigencia cervecera sumó a diecinueve jugadores tras lograr el ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino. La idea era permanecer en el círculo mayor del fútbol y por eso sumó tantos refuerzos para cumplir con su objetivo. Hoy, seis años más tarde, la meta es exactamente la misma.

Comentarios