Edición Impresa
Sábado 02 de Marzo de 2013

Newell's le ganó a Belgrano 2 a 0 en un día de anuncios de despedidas

Scocco convirtió y se fue ovacionado. Martino pensó el triunfo esperado en casa. Todo después de anunciar que en junio se van.

Que no se vayan nunca del club, habrán pensado anoche los hinchas de Newell’s. Porque Ignacio Scocco sigue intratable y cada vez que le queda la pelota redonda en zona de gatillo lisa y llanamente la manda a guardar. Y porque el Tata Martino sigue siendo un técnico astuto que se las arregla con lo que tiene a mano para que la Lepra sea competitivo aunque juegue cada tres días y deba hacer rotar a los jugadores. Justo en la previa del cotejo de anoche ante Belgrano, tanto Nacho como el Tata anunciaron que después de junio es prácticamente imposible que sigan en el Parque. Por eso la victoria con el Pirata 2 a 0 tuvo un gustito especial porque ambos se destacaron, cada uno desde su rol. Uno tuvo la lucidez para pensar la victoria desde el pizarrón y el otro la eficacia para ejecutarla en la cancha haciendo el primer gol. Claro que el resto acompañó para que Newell’s vuelva a la victoria tras tres partidos y llegue afilado al choque copero del martes ante la Universidad de Chile.

Newell’s cocinó la victoria del minuto uno al noventa. Fue minando en base a toques y rotación de pelota la resistencia de un Belgrano que trajo al Coloso un único propósito, que fue defender lo mejor posible a Olave, pero arriba casi no hizo nada. Y se sabe que cuando el rival no quiere jugar todo se hace más difícil. Pero en base a la paciencia y el metodismo de saber cuidar siempre las formas, Newell’s fue amalgamando un triunfo tan justo como necesario. Porque cortó tres juegos sin ganar y lo más importante fue que supo reencontrarse con su esencia futbolística.

De entrada Scocco advirtió que estaba inquieto. Nacho sacó un tiro picante que conmovió a Olave y el rebote lo capturó Maxi, quien no encontró el hueco para definir y se devoró el primero. Newell’s iba creciendo en juego y profundidad. A la media hora Figueroa imaginó una asistencia bochinesca (miró hacia un lado y la pelota fue para el otro) para Maxi, que sacó el centro para que Scocco meta la testa y doblegue el arco Pirata.

Justicia, pero para nada partido definido por tratarse de un adversario más duro que una piedra. Belgrano, a pesar de la diferencia no salió del fondo. Entonces Newell’s estaba obligado a seguir buscando, para no sufrir en una contra o una pelota quieta de los celestes.

Allí estuvo otro de los méritos de Ñuls. Nunca se conformó con la mínima diferencia y siguió buscando.

En el arranque del complemento Marcos Cáceres trepó por la derecha y quedó cara a cara con Olave, pero el paraguayo levantó el remate desde una posición inmejorable. Enseguida Maxi pateó un tiro libre de costado con rosca de potrero y la pelota estremeció el travesaño del Pirata. Mereció ser gol de la Fiera por el gesto técnico de la ejecución.

Newell’s siempre siguió manejando la pelota y Belgrano increíblemente replegado, como reconociéndose inferior. Sobre el final lo bajaron a Maxi Rodríguez entrando al área y en vez de penal el juez sancionó afuera. Figueroa le dio con chanfle y la bocha le hizo un chichón al horizontal. El rebote lo capturó Maxi y su tiro desde afuera dio en el palo derecho. Era todo rojinegro y sin dudas el resultado demasiado chico.

Tras los incidentes con los hinchas de Belgrano, el juego se reanudó y el ingresado Urruti decoró el resultado tras una corrida en soledad. Newell’s ganó bien y eso es lo que cuenta. Ahora debe volver a poner el chip en el sueño copero.

Comentarios