Newell's
Martes 08 de Noviembre de 2016

Newell's: Sin invicto, la realidad no cambia

Newell's tiene trazado un camino, que es ser competitivo, y eso no se altera por un resultado adverso. A pesar del traspié sigue segundo.

A tres días de la primera caída en el torneo, en Newell's no cambian ni el presente ni el objetivo ni lo planeado desde antes de la primera fecha. No se le puede negar el malestar por la derrota contra Racing, con fallos arbitrales que incidieron en el resultado, y siendo que se trató del mejor fútbol desplegado por el rojinegro de visitante. Pero tampoco nada de todo eso pone una piedra en el camino y hace desviarlo del trazado, que es contar con un conjunto equilibrado, sumar puntos y alcanzar el 1,400 en el promedio, algo repetido por el presidente Eduardo Bermúdez. El mérito de Newell's por la campaña que realizó en las primeras nueve fechas no es un obsequio ni nada que se le parezca. En un partido pueden darse circunstancias determinadas que lo hagan llevarse más de lo que se esperaba por el desarrollo del juego, como ocurrió en el clásico. Ahora no es casual algo así en un cúmulo de presentaciones. Sí se hace la salvedad que los resultados auspiciosos estuvieron al borde de que no fueran tales. Es decir que bien podrían haber sido distintos.

La virtud fue que, por mínima que sea, les sacó ventaja a varios de sus ocasionales rivales en acciones determinantes para superarlos en el marcador. De las victorias, cuatro fueron por 1 a 0 (Quilmes, Tigre, Gimnasia y Central) y en la única que estableció diferencias notorias fue en la conseguida por 3 a 1 frente a Atlético Tucumán.

Y si no fue capaz de plasmar un desequilibrio para quedarse con los tres puntos, al menos lo empató, cosa que ocurrió con Sarmiento (1-1), Temperley (0-0) y San Lorenzo (2-2).

Con esto se pone de manifiesto que la mayoría de las veces nunca estuvo lejos de que el marcador fuese peor de lo que terminó siendo. No le sobra, por lo que se resalta que haya tenido la capacidad de alcanzar mayores satisfacciones que amarguras en el torneo para ubicarse en el puesto de escolta. Perder contra Racing por 2 a 1 causó fastidio a partir de las decisiones del juez de línea Lucas Germanotta. La posición adelantada que no le cobró a Gustavo Bou en el primer gol del conjunto de Avellaneda y la que sí le marcó a Mauro Formica en lo que hubiese sido el 2 a 2 provocó gran malestar. A la luz de los hechos, Newell's se sintió perjudicado.

Es cierto que hubo errores en ambas acciones, con el árbitro Germán Delfino confiando como correspondía en su asistente, pero no tan perceptibles ni evidentes. Si se requirió observar varias veces la imagen por televisión, e incluso así sigue la polémica. Al club le asiste el derecho de realizar un planteo por la actuación del arbitraje. La bronca es legítima. La impresión, de todos modos, es que el juez de línea no estuvo preciso, aunque tampoco lo estuvo Joel Amoroso cuando enfrentó a Orion y la tiró por sobre el travesaño. No se trata de una expresión chicanera. Es para aclarar que Newell's no perdió por los jueces. O no sólo por eso.

Lo positivo es que en el Cilindro de Avellaneda el rojinegro dio señales auspiciosas. Cuando Osella manifestó que fue lo mejor de su equipo de visitante no estuvo errado. Y es allí de donde se deben extraer las mejores conclusiones. Para tratar de seguir perfeccionado un conjunto con mayoría de futbolistas rendidores, pero no descollantes y que en el último mes tuvo complicaciones por las ausencias por lesiones. Sin olvidar que está dando una enorme ventaja al no contar con un centrodelantero, ya sea Ignacio Scocco o Mauro Matos, con sus diferentes características.

Comentarios