Newell's
Domingo 22 de Mayo de 2016

Newell's cerró el torneo con un sufrido y agónico triunfo frente a Atlético Tucumán por 2-1

El equipo de Osella se despide de sus hinchas con la clara misión de cerrar el torneo de la mejor manera.

Newell's lo hizo. Cumplió el objetivo de cerrar el torneo con un triunfo. Sufrió y dejó expuestas falencias, pero consiguió un agónico triunfo frente a Atlético Tucumán por 2-1 en el Coloso Marcelo Bielsa. Así el rojinegro tomó un poco de aire y logró camuflar un poco una campaña que estuvo muy lejos de lo que podía esperarse en el inicio de la temporada.

En los primeros minutos mostró una versión ampliamente superadora a la que había exhibido en las fechas anteriores. Y el fiel reflejo de esto fue que en menos de 10 minutos generó tres situaciones claras de gol. Y si no convirtió, fue porque no supo cerrar las jugadas.

A los 15' el equipo de Osella tuvo su premio. El delantero Mauricio Tevez agarró un rebote afuera del área puso la pelota junto al palo derecho del arquero Lucchetti con un violento remate. Un verdadero golazo del pibe.

Embed

El local fue mucho más que el elenco tucumano en el primer tiempo. Mereció mucho más que un gol de ventaja porque generó una importante cantidad de jugadas de peligro, pero dejó no estuvo fino a la hora de dar la estocada final. Por falencias propias en la mayoría de los casos y por virtud del arquero Lucchetti en otras. Por eso se fue al descanso ganando sólo por 1-0, un resultado que no reflejó lo que pasó en el campo de juego.

En el complemento la tónica del partido se mantuvo. Newell's continuó dominando con claridad e imprimiendo peligro en el arco del conjunto tucumano. Pero también siguió desperdiciando sus chances. Y en ese terreno el que más falló fue el delantero Ignacio Sccoco, quien reemplazó a Lucas Boyé a los 51'.

A los 69' el local pagó carísimo su falta de contundencia. El conjunto tucumano consiguió la igualdad en la única jugada de peligro cierto que tuvo. Tras un centro cruzado, el mediocampista Leandro González sacó un violento remate que se coló por el primer palo del arquero Pocrnjic.

Embed

El partido comenzó a entregar señales de que moriría en un empate. Pero a dos minutos del final el mediocampista Daniel Mancini encontró el camino al gol. Se encontró con la pelota tras un despeje largo del defensor Luis Advíncula, dejó en el camino a Lucchetti con un sobrerito, y definió con el arco vacío.

Embed




Comentarios