Edición Impresa
Lunes 21 de Septiembre de 2015

Naturalidad, confianza y sabiduría

El dicho que reza "el diablo sabe por diablo pero más sabe por viejo" es perfectamente aplicable a "Crosseyed Heart", el primer disco de Keith Richards como solista en 23 años.

El dicho que reza "el diablo sabe por diablo pero más sabe por viejo" es perfectamente aplicable a "Crosseyed Heart", el primer disco de Keith Richards como solista en 23 años. ¿23 años?, se preguntarán algunos. Y sí, Richards es así, una estrella de rock que nunca quiso perder su estilo antojadizo y gitano. A diferencia de Mick Jagger, que en algún momento tuvo ambiciones reales de construir una carrera solista, "Keef" siempre se tomó todo muy relajadamente. Y ese es tal vez el mayor encanto de su música en solitario: esa naturalidad, esa confianza que él tiene en su instinto, esa sabiduría ancestral que parece venir de las notas que toca o de las frases que apenas canta o susurra.

Richards es pura personalidad musical, esculpida y militada a través de los años, y él la imprime en un blues, un rock o un funky. En "Crosseyed Heart" se extraña un poco el filo de "Take It So Hard" (single de 1988) o de "999" (de 1992). Tal vez aquí haya demasiadas baladas, y el disco necesita una "edición casera" porque resulta un tanto largo. Pero en esa edición obligatoria entran algunas joyitas como "Robbed Blind", una balada de aires country que brillaría en cualquier disco de los Stones; el dúo cálido y sincero con Norah Jones en "Illusion"; el blues a la Robert Johnson que abre el disco y la cadencia nostálgica de "Nothing On Me".

El single "Trouble" le salió de taquito, sí, pero es muy contagioso, y lo mismo pasa con "Amnesia". También hay sorpresas en las versiones: Richards hace "Love Overdue" (de Gregory Isaacs) con el groove perfecto, y el clásico "Goodnight Irene", de Lead Belly, parece escrito para él hace muchísimo tiempo, como si Dios (o el diablo) hubiesen sabido que acá iba a estar el viejo Keef, en pleno siglo XXI, haciendo lo que mejor le sale y más le gusta.

Comentarios