Ovación
Miércoles 20 de Julio de 2016

Natalia Santa Cruz, una utilera de toda la cancha

Es una pieza importante del plantel de PSM de Puerto San Martín. Puede cuidar el campo de juego o lavar camisetas. Una mujer todoterreno

A Natalia Santa Cruz sólo le falta patear los penales para PSM. Si tiene que marcar la cancha y secarla, lo hace. Si hay que lavar las camisetas, también. Acomoda los botines y zapatillas en el vestuario, ordena carnets y planillas, mantiene completo el botiquín, hace los sándwiches y hasta procura que haya agua saborizada y frutas en los entretiempos para cada jugador. Estas son sólo algunas de todas las funciones que realiza la utilera del club verdinegro de Puerto San Martín. Natalia es la única mujer utilera de un equipo de fútbol que se conozca por estos pagos, una mujer de 35 años que cuida a los jugadores como si fueran parte de su familia. Así lo confesó ante Ovación, quien la encontró esta semana en plena actividad, en su oficina: un vestuario.

Desde allí Natalia contó lo que hace para el club y sus planteles: desde la categoría 2009 en adelante. Sólo escucharla enumerar la larga lista de actividades que realiza, cansa.

Natalia se arremanga sin problemas y acciona aún en las actividades generalmente reservadas a los varones y eso la convierte en un personaje más que raro y valioso para este equipo de Federal B, dirigido por Marcelo Trivissono. Un plantel de un club ubicado en el cordón industrial a 35 kilómetros de Rosario, que nació hace apenas dos años y medio, y que asombra y genera polémica por cómo crece edilicia y futbolísticamente. Posee en construcción una villa deportiva de 10 mil metros cuadrados y su equipo mayor, ya llegó a octavos de final por la Copa Santa Fe (perdió 4 a 2 contra Newell's por penales).

"¿Una mujer utilera? ¿Y se mete en el vestuario?" Natalia dice que es la pregunta pícara que siempre le hacen. "Entro al vestuario, pero cuando no están los muchachos. Y les dejo toda la ropa acomodada: camisetas, shorts, pecheras, calzado. Para mí son once con polleras. Hay mucho respeto de mí hacia ellos y de ellos hacia mí: me cuidan y va- loran mi trabajo. Soy la única mujer que los acompaña en el colectivo a jugar donde sea por la liga Sanlorencina. Le dije al cuerpo técnico: «¿me imagino que me llevarán a jugar contra Newell's?» Era todo un acontecimiento. Y me dijeron: «Obvio», y fui".

Secar y cortar. Dice que no le molesta "hacer de todo" en el club y da precisiones. "No dudo en llamar al desagotador si llueve mucho o ponerme a secar la cancha con goma espuma. Hasta corté el pasto pero en eso, en realidad, no estuve sola, jugadores como Mariano Trejo, me ayudaron", reconoce Natalia.

No tiene pudor en decir que antes de trabajar en el club también se ocupó de limpiar los baños de Prefectura. Eso fue antes de trabajar en el Concejo municipal de Puerto y previo a llegar al club.

"Al principio dudé, pero a mí el fútbol me gusta y dije: ¿Por qué no? Acá no sólo le saco fotos al equipo sino que llegué a fotografiarme con ellos. Y también los aliento como hincha y por whatsApp, como después del partido con Newell's. Para mí fue un orgullo verlos llegar adonde llegaron. Con ellos llegamos todos: este club es este momento es mi vida", dice la utilera, hincha de River, pero ahora y sobre todo, con el corazón verdinegro.


natalia2.jpeg
Tanto Natalia como el jugador mariano Trejo se arremangaron más de una vez para cuidar el campo de juego del PSM.
Tanto Natalia como el jugador mariano Trejo se arremangaron más de una vez para cuidar el campo de juego del PSM.

La tía

La abuela de Facundo Camafreitas, el actual delantero y goleador de Argentino, fue en los años 70 la utilera histórica del la entidad rosarina. Todos recuerdan que en el salaíto le decían La Tía.

Comentarios