Edición Impresa
Sábado 26 de Septiembre de 2009

Natalia Porta López: "Nunca es tarde para empezar a leer juntos"

Las maratones de lectura crecen año a año en convocatoria de chicos y maestros que se entusiasman con los libros. Una especialista en el tema opina que estas iniciativas tienen un fuerte “valor simbólico”, ya que logran llamar la atención de tal manera que ponen en agenda la cultura lectora.

L a especialista mencionada es Natalia Porta López, coordinadora regional de Plan Lectura, del Ministerio de Educación de la Nación. Su trabajo se extiende por las provincias de Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe.

L a coordinadora señala que el Plan Lectura apoya la maratón de la Fundación Leer. Considera que es clave el papel de los maestros y familias en estas experiencias, por eso invita a los adultos a sumarse con esta idea:Nunca es tarde para empezar a leer juntos, todos los días”.

Porta López es además la encargada de coordinar el Voluntariado de la Fundación Mempo Giardinelli. Esta organización tiene su sede en el Chaco y desde allí despliega desde hace años una actividad constante a favor del fomento de la lectura.

¿Cómo apoya el Plan Lectura la convocatoria de la Fundación leer?

El Plan Lectura acompañará la Maratón con una “Posta de lectura” en el Zoológico de Buenos Aires, que es donde se realizará la actividad central. Allí el escritor e ilustrador Pablo Bernasconi trabajará en un taller con los niños que quieran acercarse. Por otra parte, se realizó un envío de 5.000 libros a la Fundación Leer, para que los distribuya durante ese día en escuelas donde escasee el material de lectura. Y, por supuesto, el Plan invita a las escuelas del país a participar.
 
¿Son buenas promotoras de la lectura este tipo de iniciativas (las maratones) que un mismo día convocan a leer?

Nada de lo que se haga por la lectura puede ser malo. Este tipo de iniciativas tienen un elevado valor simbólico, llaman la atención de los medios y de toda la comunidad sobre un tema que es preciso reforzar en todas las agendas. En el mismo mes, el día 2, la Fundación Pearson estará enviando a la Argentina 3.000 ejemplares del libro “Un regalo para Kiko”. Setecientos de ellos llegarán a escuelas de Santa Fe que ya fueron designadas por la dirección del nivel primario y se entregarán a niños de primer grado para otra gran lectura colectiva. Ese día, esta Fundación se propone batir un record de millones de chicos en varios países leyendo este clásico anglosajón. Es como una Maratón global. Por ahora, y lamentablemente, en muchas escuelas estos son los únicos proyectos asociados a la lectura que llevarán a cabo en el año, cuando el fomento de la lectura debería ser algo cotidiano que puede incluir por supuesto este tipo de iniciativas de un día. Esta es la situación que el Estado trabaja para revertir.
 
Pasada la maratón, una de las inquietudes que suelen quedar en las escuelas es cómo hacer para que el entusiasmo se prolongue en el tiempo. ¿Qué responder al respecto?

El Plan Lectura hizo suya una propuesta que ha planteado el escritor Mempo Giardinelli en su libro “Volver a Leer”, invita a que se lea en voz alta unos minutos antes de comenzar cada jornada escolar. Esto no implica, como se ha interpretado erróneamente, que se obligue a leer. Muy por el contrario, de alguna manera se está invitando a la lectura compartida cotidiana. Y la manera para que esto ocurra es muy simple, cada docente que sabe que tendrá un grupo de niños o adolescentes durante la primera hora, seleccionará esa noche amorosamente un texto que piense que puede compartir con los estudiantes e interesarlos para seguir leyendo. Algunos maestros podrán leerles algo por capítulos, como bien sugiere el pedagogo Francesco Tonucci, otros preferirán compartir un poema o un artículo científico interesante. Y acaso sostener una breve conversación espontánea sobre lo leído. Esa sola acción es un magnífico estímulo para ir sumando muchas otras prácticas de lectura, para lo cual por supuesto pueden contar con el apoyo del Plan, que pueden solicitar a la página web institucional: planlectura.educ.ar

¿Y los adultos, en especial los maestros y padres, qué papel juegan en estas propuestas?

Lo ideal sería que ese día, las familias y los maestros que todavía no comparten con los chicos cotidianamente unos minutos de lectura comenzaran a hacerlo. Es un buen momento, casi una excusa, y nunca debe considerarse que es tarde para empezar a leer juntos todos los días.
 
¿Y la Fundación Mempo Giardinelli cómo se suma?

Cuando se acerca el mes de la Maratón muchas escuelas llaman a las coordinadoras de nuestros grupos de Abuelas Cuentacuentos de todo el país para que una voluntaria los visite. Suele ser el principio de una larga relación entre los chicos y esa abuela, ya que siempre tratamos de que esa primera visita sea la entrada del Programa de Abuelas Cuentacuentos a la escuela. Como usted sabe, cada una de nuestras voluntarias acompaña a sus grupos de niños durante muchos años con lecturas de calidad que les lleva cada semana. Las abuelas que llevan mucho tiempo leyendo en una escuela generalmente son especialmente invitadas ese día a compartir la Maratón con los chicos. También nos llegan pedidos de libros, que escasamente podemos satisfacer ya que nuestra institución no cuenta con recursos para ello. Y nos solicitan que les recomendemos qué leer ese día, cosa que hacemos siempre con gusto.

 

Comentarios