Ovación
Martes 10 de Mayo de 2016

Nápoles sigue recordando el primer título de su equipo de la mano de Maradona

Fue exactamente hace 29 años cuando un gol de Andrea Carnevale selló el empate de 1-1 del Nápoli con la Fiorentina y significó el primer Scudetto de los "azzurris".

Cada 10 de mayo Nápoles se llena de emoción, como si el tiempo no hubiera pasado, o estuviera a apenas un puñado de almanaques del día que de la mano de un fantástico Diego Armando Maradona el equipo de la casa cambió su historia y la del propio Calcio.
Fue exactamente hace 29 años cuando un gol de Andrea Carnevale selló el empate de 1-1 del Nápoli con la Fiorentina y significó el primer Scudetto de los "azzurris".
Liderado por un Maradona inspirado tal vez como otras pocas en su carrera, 15 goles, unas cuantas asistencias y la impronta de su arte para hacer a todos sus compañeros mejores de lo que en rigor eran, Nápoli llegó a la penúltima fecha necesitado de un buen resultado para devenir inalcanzable para Milan y Juventus.
Y así fue: el estadio de San Paolo, enclavado en el barrio de Fuorigrotta, se preparó para una fiesta sin precedentes que una de las pancartas de la Curva B dio por descontada desde muy temprano: "La storia ha voluto una data, 10 maggio 1987" ("La historia ha querido una fecha, 10 de mayo de 1987").
El gol anotado por Carnevale alcanzó y sobró, puesto que ese punto rubricó una ventaja de cuatro puntos sobre un coloso de Milán y otro de Torino.
La campaña constó de 30 partidos, de los cuales ganó 15, empató 12 y perdió 3, con 41 goles a favor y 21 en contra (Solamente fue vencido por Fiorentina, Inter y Verona).
El plantel fue integrado por Claudio Garella, Raffaele Di Fusco (arqueros); Tebaldo Bigliardi, Giuseppe Bruscolotti, Ciro Ferrara, Moreno Ferrario, Massimo Filardi, Alessandro Renica, Giuseppe Volpecina, Antonio Carannante, Raimondo Marino (defensores); Salvatore Bagni, Fernando De Nápoli, Francesco Romano, Luciano Sola, Costanzo Celestini, Luigi Caffarelli, Ciro Muro (mediocampistas); Andrea Carnevale, Bruno Giordano, Pietro Puzone y Diego Maradona (delanteros).
El director técnico fue el bresciano Ottavio Bianchi.
Ese mismo 1987 Nápoli ganó la Copa Italia y al influjo de Maradona en 1989 se hizo de la Copa de la UEFA (hoy Europa League), en 1990 de su segundo Scudetto y en agosto de 1991 de la Supercopa de Italia gracias a una goleada de 5-1 a expensas de la Juventus.

Comentarios