Edición Impresa
Sábado 16 de Mayo de 2015

Nadie se banca perder

Anadie debe sorprender lo que se vio el jueves a la noche en La Bombonera. Aquel que diga lo contrario, está mintiendo. Chocolate por la noticia, el fútbol argentino está enfermo.

Anadie debe sorprender lo que se vio el jueves a la noche en La Bombonera. Aquel que diga lo contrario, está mintiendo. Chocolate por la noticia, el fútbol argentino está enfermo. Esta vez fueron los hinchas de Boca, los menos, los que mostraron su costado delictivo y expusieron con máxima pureza lo peor de la sociedad argentina. En poco tiempo serán los de River, Racing, Central o Newell’s y siguen las firmas. Ellos ya se las ingeniarán para encontrar una oportunidad para expandir como una mancha de aceite la sinrazón que los gobierna. Ahora todo el mundo se rasga las vestiduras, incluso hasta quieren hacer creer que orinan agua bendita, pero la verdad es que si la definición de la serie se hubiera jugado en el Monumental, las víctimas hubieran sido los jugadores de Boca. El tema es que todos los actores de esta novela de terror que se escribe con habitualidad no se bancan que el rival les disfrute en la cara. No les enseñaron a agachar la cabeza en la derrota ante un equipo que en la cancha lució superior. No saben perder. Perdón... ¡Cómo van a saberlo si viven en una sociedad que está atravesada de la cabeza a los pies por la intolerancia!

Comentarios