Edición Impresa
Viernes 17 de Agosto de 2012

Nada más difícil que decidirse por una carrera

Una buena parte de los alumnos que está en 5º año del secundario aún no sabe qué estudiar. Un servicio de orientación de la UNR  

Candela y Evelin son alumnas de 5º año del Colegio Pompeya. Esta semana estaban sumergidas en la Dirección de Orientación Estudiantil de la UNR buscando qué carrera seguir. Comparten las mismas dudas e  incertidumbres que la mayoría de los estudiantes que están a punto de terminar la secundaria y que se muestran con más fuerza a esta altura del año. La idea la comparte la responsable de esta dirección de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Andrea Espinosa. Qué servicios ofrece a las jóvenes y a las escuelas.

Candela Roque tiene 18 años y Evelin Schulz 17. Llegaron a este servicio de la UNR ubicado a la entrada de La Siberia (Riobamba 201 bis) “buscando información sobre qué estudiar”. Cuentan que en realidad por ahora sólo saben que se inclinan por las “ciencias humanísticas”. Es un primer paso, les queda por definir si elegirán “psicología, filosofía o periodismo” según evalúan en voz alta entre lo que van eligiendo. “Tenemos miedo a no saber, a equivocarnos, es algo nuevo, una adaptación que a muchos nos cuesta”, confían sobre lo que les significará comenzar un estudio superior. La mayor preocupación pasa “por equivocarse”, “elegir algo y luego arrepentirse, a perder el tiempo”, dicen las alumnas.

Preocupación común. Según explica la coordinadora de la Dirección de Orientación Estudiantil, que depende de la Secretaria de Relaciones Estudiantiles de la UNR, Andrea Espinosa, las dudas de Candela y Evelin no son diferentes a la de la mayoría de los jóvenes a punto de terminar el secundario. ¿Qué hacer entonces? Lo primero que dice Espinosa, que también es psicóloga y docente universitaria, es entender que la vocación “es una construcción” y como tal admite dudas, preguntas y búsquedas.

Para ayudar en esa tarea tan compleja, la Dirección de la UNR ofrece una batería de propuestas que van desde la oferta de información, talleres con grupos reducidos de alumnos, charlas en las escuelas y gabinetes de apoyo para los ingresantes, entre otras. En esa dependencia de Riobamba y Berutti, a los chicos que se acercan preguntado “¿qué puedo estudiar?” se les ofrece una carpeta que reúne todas las carreras de nivel superior (universitarias o no) que pueden seguir en Rosario o en la región, tanto del ámbito público como privado. Luego, si se inclinan por alguna de las más de 70 que ofrece la UNR acceden al plan de estudio y más detalles.

En las escuelas. Pero como decidirse por una carrera no es sólo buscar en una nómina de opciones formativas, desde este año la UNR afianzó la iniciativa de visitar las escuelas secundarias ofreciendo charlas. Alcanzan al ámbito público y privado.

Espinosa detalla que el contacto con la UNR lo hace la escuela, se organiza una charla con los alumnos de los 4º y 5º años de unos 80 minutos. “Es una presentación corta sobre aspectos generales de lo que es el estudio a nivel superior, y dejamos más tiempo para que los chicos pregunten, planteen sus dudas, mitos sobre lo que es estudiar en la Universidad”, comenta.

Las charlas están a cargo de un profesional psicólogo del Servicio de la UNR. Y al final de los encuentros se les deja material impreso con información. También direcciones on line para seguir indagando, entre ellas la más
reciente del Facebook.

Entre abril y junio, visitaron 35 escuelas secundarias. “Sobre todo de Rosario, la mayoría públicas y lo más interesante que son de los barrios periféricos de la ciudad que han entendido, como nosotros, que la oportunidad de
estudiar se la tenemos que dar a todos”, destaca la coordinadora. Agrega que en las charlas también se les hace saber a los jóvenes “las estrategias que pone en marcha la Universidad para mostrarles y acompañar al chico que ni se le había cruzado la idea de estudiar en la Universidad”, dice sobre diferentes programas como el psicopedagógico y de tutorías de la UNR, los servicios de salud, de comedor, de becas, el gimnasio, además de otras que están en pleno diseño y se relacionan con la inserción laboral.

Para acceder a estas charlas, las escuelas interesadas deben acordar un turno con el servicio (al 4808390, al email: dir.or.estudiantil@unr.edu.ar, o en la sede de Riobamba 201 bis). También se organizan en otras localidades de la provincia, con espacios para docentes y padres.

Otra de las propuestas son los talleres que se realizan en la sede de la dirección, por lo general con grupos reducidos, duran un mes y se trabaja sobre la búsqueda personal que lleva a la elección de una carrera.

Reorientación. Al servicio de la UNR no sólo se acercan los estudiantes que quieren comenzar una carrera, también los que deciden cambiar de rumbo. Es decir que buscan reorientar su vocación.

También aquí se ofrecen talleres, pensados “para acompañar este proceso de transición universitaria”.

Espinosa explica que si bien la mayoría cambia de carrera en el primer año, también muchos se deciden a hacerlo aún cuando están muy avanzados en sus estudios. ¿Y qué influye para que un joven decida dejar sus estudios o cambiar de rumbo en los primeros años? “La elección vocacional es una construcción, tiene que ver con las expectativas que cada uno tiene y se proyecta en eso”, dice Espinosa y agrega que “a veces los chicos se inclinan por estudiar determinada carrera y cuando se encuentran con los contenidos, con el sistema universitario, con los exámenes, con la adaptación a la ciudad (el 50 % no es de Rosario), es cuando comienzan a tener
dificultades, eso influye y muchos entienden que no es la carrera que querían hacer”.

Orientación o reorientación vocacional, esta es la época cuando más pesa en los estudiantes la decisión por una carrera de nivel superior.

Comentarios