La ciudad
Miércoles 26 de Octubre de 2016

Nación no envía anticonceptivos ni medicamentos para tratar la tuberculosis

La falta tuvo que ser suplida con compras de emergencia que realizó la provincia. Aseguran que los tratamientos están garantizados.

Desde hace tres meses, el gobierno nacional discontinuó la entrega de medicamentos para unos 200 pacientes con tuberculosis que la Municipalidad tiene en tratamiento. Primero fue la disminución en las combinaciones de remedios que reciben las personas con esa patología y en octubre la situación se tornó crítica. Ante ello, tanto el gobierno santafesino como la Secretaría de Salud local reemplazaron los faltantes con compras de emergencia por más de 30 mil pesos. Con los anticonceptivos la situación fue peor. Los 13 mil ciclos que enviaba Nación dejaron de llegar y tanto provincia como municipio debieron destinar otros 50 mil pesos para garantizar las políticas de salud reproductiva.

La tuberculosis, causada por una bacteria llamada bacilo de Koch, es una enfermedad que si no se trata oportunamente puede causar daño permanente en el sistema respiratorio de quienes la contraen.

Por eso, uno de los puntos fundamentales para su cura es la continuidad en el tratamiento, que se prolonga unos seis meses. En Rosario, los centros de salud municipales tienen identificados a 200 pacientes a quienes se les entrega una suerte de kit con dobles o triples asociaciones medicamentosas.

Según la página oficial del Ministerio de Salud de la Nación, "el Programa Nacional de Control de la Tuberculosis garantiza los tratamientos gratuitos". En este marco, existen remedios combinados y asociaciones de medicamentos en un solo preparado farmacéutico.

Pero no todo es lo que parece. Según indicó la subsecretaria de Salud municipal, Silvia Marmiroli, "desde hace tres meses hay dificultad en la entrega de medicamentos desde Nación. A raíz de esto, tuvimos que hacer cambios en algunos tratamientos. Provincia envió medicación alternativa y nosotros también compramos, pero octubre fue el mes más complicado".

A través de compras de emergencia se debieron destinar unos 30 mil pesos en antibióticos para este tratamiento, lo que permitió que no se interrumpieran. Además, se hizo una suerte de "clearing" de los remanentes en cada centro de salud, con el objetivo de rearmar las prescripciones.

Según la explicación oficial, el faltante de estos insumos tuvo su origen en demoras y dificultades que atravesaron los procesos licitatorios para la compra de las nuevas partidas de medicamentos. E incluso se argumentó la caída de algunas licitaciones que estaban en marcha. Y también se informó que para noviembre la situación podría normalizarse.

"Los tratamientos se sostienen pero con dificultad, porque el paciente tiene que tomar más medicación y no resulta lo ideal, es una alternativa para no cortar el suministro", destacó ayer la subsecretaria de Salud municipal.

Pastillas. El caso del faltante de las combinaciones de medicamentos para tratar la tuberculosis no resulta la única que padece la red de salud local en programas que dependen del gobierno nacional.

Marmiroli admitió ayer que en septiembre la Secretaría de Salud local no recibió la partida de anticonceptivos orales que debía girar el Ministerio de Salud de la Nación, con lo cual el gobierno provincial hizo una compra de emergencia, que se repitió este mes.

"Veníamos recibiendo menos y en septiembre no recibimos. Ante esta situación, la provincia hizo una compra y la distribuimos y en octubre hicimos otra compra por 50 mil pesos en anticonceptivos. Con estas acciones logramos que los anticonceptivos no faltaran en nuestros efectores", indicó la subsecretaria de Salud.

En teoría, el Ministerio de Salud nacional debería enviar 13 mil ciclos de anticonceptivos orales: 7.000 se reciben por el programa Remediar (cuyos destinatarios son aquellos ciudadanos que están bajo la línea de pobreza o no tienen cobertura de obra social), y se distribuyen en forma descentralizada en los centros de salud; y otros 6.000 que deberían llegan también por Remediar pero a través del Programa de Salud Sexual y Reproductiva a la provincia, y desde allí se gira a los efectores municipales. Nación debería aportar además 6.000 anticonceptivos inyectables.

Comentarios