Cámara de Diputados
Domingo 28 de Agosto de 2016

Nación destinará 1.500 gendarmes y prefectos al Gran Rosario para combatir la inseguridad

Serán parte de las fuerzas federales que enviará a la provincia para combatir el delito, en coordinación con la policía local.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, le propondrá al gobernador Miguel Lifschitz la presencia de unos 1.500 agentes federales en el Gran Rosario para combatir la inseguridad. La funcionaria remarcará que los gendarmes, miembros de Prefectura y Policía Federal harán un "trabajo integral en la región y en las principales ciudades y corredores de la provincia". Y exigirá a cambio que "la policía provincial no se repliegue y haga su trabajo en conjunto con las fuerzas nacionales", confió a LaCapital un funcionario macrista.

Actualmente, en el área metropolitana rosarina hay unos 400 agentes de las fuerzas de seguridad que dependen del gobierno nacional. Se dedican fundamentalmente a combatir delitos de competencia federal, como el narcotráfico, en las principales rutas y corredores viales.

La semana pasada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, había mencionado en su exposición en el Congreso que la intención de la Casa Rosada era garantizar unos 3.000 agentes federales en la provincia para disminuir la tasa de homicidios en Santa Fe, de las más altas de la Argentina.

Según pudo saber este diario, en los últimos días Bullrich pulió el esquema que había adelantado el ministro coordinador en su informe periódico ante la Cámara de Diputados.

Y pasado mañana, después de presentar el plan nacional de combate al narcotráfico, un eje central de la campaña electoral de Cambiemos que llevó a Mauricio Macri a la Casa Rosada, la ministra de Seguridad se reunirá con Lifschitz para acordar los términos del plan integral en Santa Fe.

Propuesta. Para el Gran Rosario se piensa en una presencia de "no menos de 1.500 agentes de las fuerzas federales", apuntaron desde el PRO. La cifra incluye, al menos inicialmente, a los actuales 400 gendarmes y prefectos desplegados, con lo cual se trataría de un refuerzo de 1.100 miembros.

Y destacaron que habrá presencia federal "no sólo en Rosario sino en toda la zona metropolitana". Al respecto, remarcaron que en las anteriores experiencias de desembarcos de federales a territorio rosarino durante el kirchnerismo "se notó un fuerte corrimiento del delito hacia Pérez, Roldán, Baigorria, Capitán Bermúdez y Villa Gobernador Gálvez".

Esas y otras localidades de menor densidad poblacional y otras del área metropolitana serán atendidas esta vez con el mismo énfasis que Rosario, con un criterio de proporcionalidad por su población y conflictos.

Desde la gestión de Cambiemos apuntaron que "además de miembros de las fuerzas federales habrá presencia y visitas permanentes de altos funcionarios supervisando todo lo que se haga en el territorio".

Otro aspecto clave que la ministra de Seguridad le transmitirá el martes al gobernador Lifschitz está vinculado con la necesidad de "hacer un trabajo integral, coordinado y complementado entre las fuerzas federales y la policía santafesina".

En ese sentido, un operador con llegada a altos despachos nacionales graficó: "En los anteriores dos desembarcos de fuerzas federales a Rosario, bajo las órdenes de (el ex secretario de Seguridad kirchnerista) Sergio Berni, la policía provincial se replegaba de los territorios conflictivos donde llegaba Gendarmería y Prefectura".

"Lo sugestivo —continuó— es que el delito se trasladaba luego a los barrios donde se apostaba la policía de Santa Fe. La hipótesis más fuerte es que había connivencia con los delincuentes".

En ese marco, la orden que bajará desde el Ministerio de Seguridad es "esta vez, ir hasta el hueso para que el día que se empiecen a retirar los federales, que no se van a quedar para siempre en Santa Fe, no se vuelva a foja cero".

Por eso habrá "exigencias y condiciones" que pondrá Bullrich a la gestión del Frente Progresista para que se concrete el desembarco federal en el corto plazo en las principales ciudades santafesinas.

"Esta vez la policía de Santa Fe va a tener que hacer su parte de verdad, no mirar para el costado para hacer bajar los indicadores violentos que hay en la provincia", agregaron desde el PRO, para después remarcar que "Bullrich tiene en su despacho una carpeta bien detallada de lo que pasa en Santa Fe, y lo tiene muy presente".

El desembarco de numerosos agentes de las fuerzas federales a Rosario y las principales ciudades de Santa Fe supone un fuerte golpe de timón en el combate al delito. "Solicitado por el propio gobierno de Santa Fe", remarcaron desde el PRO.

En ese sentido, operadores macristas destacaron que meses atrás hubo un acuerdo entre la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y su par provincial, Maximiliano Pullaro, para que "las fuerzas federales hicieran el control de corredores viales y el combate al narcotráfico".

Según ese acuerdo, "la policía de Santa Fe se iba a concentrar en la seguridad ciudadana de los habitantes de la provincia".De acuerdo a la versión del PRO, "ahora que los indicadores de inseguridad se dispararon, dieron marcha atrás con esa idea y el ministro Pullaro dijo estar abierto a que se envíen fuerzas federales para reforzar la seguridad ciudadana".

Comentarios