El Mundo
Lunes 09 de Enero de 2017

Murió Rafsanjani, uno de los iraníes acusados por la Amia

Era presidente de Irán al momento del atentado, en 1994. Dentro del régimen islámico pertenecía al ala moderada y era el de más alto rango de los buscados

El ex presidente iraní Akbar Hashemi Rafsanjani, uno de los acusados por el atentado a la mutual Amia, murió ayer en Teherán a los 82 años. Rafsanjani estaba entre siete altos funcionarios iraníes que tenían pedidos de captura de Interpol por colaboración en el atentado contra la mutual judía, perpetrado el 18 de julio de 1994 y que dejó 86 muertos. El fallecido Rafsanjani, un clero de alto rango, era presidente de Irán al momento del atentado terrorista.

El ex presidente iraní ejerció su mandato desde 1989 hasta 1997. Se lo consideraba un "moderado" dentro del régimen clerical islámico, y había tenido enfrentamientos con figuras del ala más dura. Había sido internado de urgencia ayer por la tarde en Teherán, y murió poco después. "El ayatolá Akbar Hashemi Rafsanjani fue transferido al hospital tras una crisis cardíaca y a pesar de una hora y media de esfuerzos de los médicos, falleció", precisó Reza Soleimani, director del Consejo del Discernimiento del régimen, que presidía el mismo Rafsanjani. Este organismo es uno de los varios que aseguran el mantenimiento del poder en manos de funcionarios no salidos del voto popular en el sistema de la república islámica, diseñado por el propio Rafsanjani junto con el padre fundador del régimen, el ayatolá Ruhollah Khomeini. Rafsanjani tuvo a su cargo la tarea de dirigir la reconstrucción del país tras la devastadora guerra con Irak (1980-1988) y puso en marcha la política de apertura a Occidente.

Al momento del ataque a la mutual judía Rafsanjani era presidente de Irán, motivo por el que no recibió una circular roja de Interpol, pese al pedido de Argentina. En octubre de 2006, un equipo de fiscales argentinos encabezados por Alberto Nisman acusó formalmente al gobierno de Irán por el atentado terrorista que demolió la sede de la Amia, por lo que pidieron la captura internacional de siete altos ex funcionarios iraníes, entre ellos el ex presidente Rafsanjani, dos ex ministros y dos ex diplomáticos que estuvieron destinados en la embajada en Buenos Aires.

Los acusados por los fiscales son el ex presidente Rafsanjani; el ex ministro de Información y Seguridad hasta 1997, Alí Fallahjan; el ex ministro de Relaciones Exteriores, Ali Akbar Velayati; el ex comandante de la Guardia Revolucionaria Mohsen Rezai; el ex consejero cultural de la embajada iraní en Buenos Aires, Mohsen Rabbani; el ex tercer secretario de la embajada, Ahmad Reza Asghari y el ex comandante de las fuerzas Quds, Ahmad Vahidi. Ninguno de ellos sufrió nunca limitación alguna de su libertad ni vio coartada su carrera dentro del régimen iraní. A ellos se suma el jefe de "Seguridad Exterior" del grupo terrorista libanés Hezbollah, Imad Fayez Mougniyeh. Este murió en un atentado con bomba contra su auto en Damasco en 2008. Se cree que Mougniyeh fue el jefe operativo del atentado de la Amia. Perpetró muchos otros atentados de magnitud, y es posible que su muerte haya sido responsabilidad de algún servicio de inteligencia occidental, del Mossad israelí o bien del propio régimen sirio que le daba asilo. También se mencionaron celos internos en Hezbollah con el número uno, jeque Nasrallah. El cuerpo de Mughniyeh fue llevado a Beirut, donde recibió funerales de Estado. Asistieron el propio Velayati, en representación del líder supremo, Ali Khamenei, y el titular de Exteriores de Irán, Manucher Mottaki. Hezbollah debe mucho de su poder al apoyo y financiamiento de Teherán. Actualmente los militares de la Guardia Revolucionaria de Irán y los milicianos de Hezbollah combaten lado a lado en Siria, en apoyo del régimen del dictador Bashar Assad. Estas vinculaciones explican en gran medida la lista de pedidos de captura del equipo de Nisman.

Las "alertas rojas" de Interpol siguen vigentes, pero dos de los ocho que figuraban en el pedido argentino de 2006 han muerto: Mougniyeh en 2008 y ayer Rafsanjani.

impune. Rafsanjani era ayatola, máximo rango del clero shiíta. Seguía siendo un alto funcionario de Teherán.

Comentarios