Información Gral
Miércoles 03 de Agosto de 2016

Murió el cura de las 72 iglesias

El sacerdote alemán Sebastián Obermaier, que construyó decenas de templos católicos en la ciudad de El Alto, de raíces aymaras y vecina de La Paz, sede del gobierno de Bolivia, murió ayer a los 82 años de un paro cardíaco.

El sacerdote alemán Sebastián Obermaier, que construyó decenas de templos católicos en la ciudad de El Alto, de raíces aymaras y vecina de La Paz, sede del gobierno de Bolivia, murió ayer a los 82 años de un paro cardíaco.

"El padre Sebastián fue un gigante para la Iglesia católica de Bolivia. Hizo tantas obras desde su llegada en 1978 al barrio alteño de Villa Adela, donde se hizo cargo de la Parroquia Cuerpo de Cristo", dijo a radio Fides el ex obispo de El Alto, monseñor Jesús Juárez.

El sacerdote había nacido el 24 de octubre de 1934 en Rosenheim, Alemania. Vivió y sufrió de niño los rigores de la Segunda Guerra Mundial. Luego optó por ser religioso. Antes de llegar a Bolivia permaneció 11 años en Venezuela. El padre Obermaier era doctor en teología e hizo estudios de arquitectura, lo que le permitió diseñar las 72 iglesias que construyó en 38 años en distintos barrios de El Alto, la mayor ciudad en el altiplano sudamericano y segunda urbe más poblada de Bolivia.

Con aporte de la comunidad católica de Alemania logró crear la "Fundación Cuerpo de Cristo", dedicada a diversas tareas a favor de los niños abandonados, ancianos, mujeres abandonadas y enfermos de sida, además de promover el arte, la cultura y la comunicación.

"Los templos del padre Sebastián y su obra social marcarán su paso por la vida", señaló monseñor Jesús Juárez.

Obermaier también mostró todo su humanismo en la Guerra del Gas, de octubre de 2003, cuando hubo 60 muertos en El Alto y el sacerdote no se cansó de transportar el cuerpo de las víctimas desde la morgue de La Paz hasta sus domicilios para su velatorio.

Cada año, el padre realizaba una recreación del Domingo de Ramos y recorría montando en un burro por el barrio de Villa Adela, donde vivió desde 1978 hasta su muerte.

"La muerte del padre Obermaier será sentida por todos. Era dinámico, dormía a las once de la noche y ya estaba de pie a las cuatro de la madrugada. Era exigente para que todo funcione bien en los 14 programas de la ‘Fundación Cuerpo de Cristo'", señaló el obispo de El Alto, monseñor Eugenio Scarpellini.

Comentarios