Encuentro Nacional de Mujeres
Lunes 10 de Octubre de 2016

Multitudinarios talleres para grandes debates

Como se esperaba, unas 70 mil participantes llegaron de todo el país y se adueñaron de todos los espacios de análisis y convocatorias culturales.

Antes de los graves incidentes con que culminó la marcha anoche, la presencia de miles y miles de mujeres por las calles rosarinas había transformado radicalmente la fisonomía urbana. La participación en el 31er. Encuentro Nacional desbordó todas las previsiones, al punto de que algunos talleres tuvieron que desdoblarse hasta 14 veces. "Llegaron mujeres de todas las clases sociales y de todos los puntos del país, gente que quizás sea la única vez que sale de su pueblo al año y que pudo venir gracias a un esfuerzo de organización enorme", contó una integrante de la comisión programadora del evento, Majo Gerez.

En esta edición, la tercera vez en Rosario, el Encuentro de Mujeres tiene varias instancias plenarias y multitudinarias: la apertura, que fue el sábado; la marcha y la peña, que se concretaron ayer a la tarde-noche, y la clausura, que se hará esta mañana en el Monumento.

Durante todos los días se programaron arriba de 150 actividades culturales (muestras, recitales, presentaciones de libros, teatro, danza y video performance, proyecciones y homenajes. Las cerca de 70 mil mujeres que participan del encuentro se sumaron a esos eventos, organizados en facultades, espacios públicos, centros culturales, sindicatos, escuelas y el cine El Cairo.

Pero el "plato fuerte" del encuentro fueron los talleres, donde se abordaron 69 temáticas. Esta vez, contó Gerez, los que mostraron mayor poder de convocatoria fueron "Mujeres y relaciones de pareja", que debió desdoblarse catorce veces para alojar a más de 500 participantes, y "Mujeres y estrategias para el acceso al aborto legal, seguro y gratuito", que obligó a multiplicar el espacio por doce.

"Una vez que un taller llega a las 40 personas se desdobla, y así sucesivamente", explicó la activista.

También funcionaron muy bien, dijo, los nuevos talleres como "Mujeres afrodescendientes" y "Mujeres y cannabis", así como "Mujeres trabajadoras sexuales", que se armó pocas veces desde su debut en Rosario en el 2003, coordinado entonces por la dirigente de la Asociación de Meretrices Argentinas Sandra Cabrera, quien fuera asesinada un año después.

Lo cierto es que la respuesta superó las expectativas, tanto por cantidad como por calidad de participación, y sobre todo por la diversidad de procedencias y de extracción social. Al respecto, Gerez recordó que se sumaron al encuentro, gracias a un "enorme esfuerzo de organización", mujeres llegadas de los puntos más distantes de Argentina e incluso de otros países. "Gente que quizás sea la única vez que sale de su pueblo al año", graficó.

"Esto es lo que decíamos que iba a ocurrir y lo que se está viendo en Rosario", sostuvo, a la vez que reconoció también el papel de buena anfitriona que desempeñó la ciudad.

Luego la marcha sería el clímax del encuentro, hasta que los incidentes ante la catedral opacaron lo que durante dos días había sido un intercambio de ideas sobre temas de género de proporciones inéditas.

Comentarios