El Mundo
Domingo 19 de Junio de 2016

"Muerte a los traidores, libertad para Gran Bretaña"

El hombre acusado de matar a la parlamentaria británica Jo Cox dijo ayer en un tribunal que se llamaba "Muerte a los traidores, libertad para Gran Bretaña" cuando se le pidió que se identificara en su primera comparecencia ante la corte británica. Thomas Mair, de 52 años, hizo su desafiante declaración en el Tribunal de Magistrados de Westminster, en Londres, tras ser acusado durante la noche del asesinato de la popular legisladora laborista. Mair se negó a dar su nombre real y no respondió cuando se le preguntó su dirección y fecha de nacimiento. Cox fue baleada y apuñalada el jueves tras salir de su automóvil en la localidad de Birstall, la circunscripción por la que había sido elegida. Tenía 41 años.

El hombre acusado de matar a la parlamentaria británica Jo Cox dijo ayer en un tribunal que se llamaba "Muerte a los traidores, libertad para Gran Bretaña" cuando se le pidió que se identificara en su primera comparecencia ante la corte británica. Thomas Mair, de 52 años, hizo su desafiante declaración en el Tribunal de Magistrados de Westminster, en Londres, tras ser acusado durante la noche del asesinato de la popular legisladora laborista. Mair se negó a dar su nombre real y no respondió cuando se le preguntó su dirección y fecha de nacimiento. Cox fue baleada y apuñalada el jueves tras salir de su automóvil en la localidad de Birstall, la circunscripción por la que había sido elegida. Tenía 41 años.

El poco habitual asesinato de un político británico a plena luz del día ha conmocionado al país y silenciado la que era una furiosa campaña para el referéndum del jueves próximo sobre la permanencia británica en la UE. Ambas partes suspendieron sus actos de campaña hasta mañana en gesto den respeto a Cox, que fue la primera diputada británica en el cargo asesinada en un cuarto de siglo.

Mair fue acusado de asesinato, infligir daños graves, posesión de arma de fuego con intención de cometer un crimen y otros delitos relacionados con armas. La jueza Emma Arbuthnot indicó en el tribunal que debe prepararse un informe psiquiátrico, "teniendo en cuenta el nombre que acaba de dar". El asesino permanecerá detenido en la prisión de Belmarsh hasta su próxima comparecencia ante un tribunal, fijada para mañana en el tribunal de Old Bailey.

En la breve sesión de ayer no se pidió al acusado que se pronunciara sobre su culpabilidad o inocencia. El sospechoso permaneció esposado a un guardia durante el proceso.

Las autoridades no indicaron el motivo del asesinato. En los cargos presentados no hay delitos por terrorismo.

Comentarios