El Mundo
Sábado 25 de Junio de 2016

Muchos londinenses, en estado de shock

En la Plaza del Parlamento, a los pies del Big Ben en el corazón de Londres, nada revela el verdadero estado de ánimo de la gente.

En la Plaza del Parlamento, a los pies del Big Ben en el corazón de Londres, nada revela el verdadero estado de ánimo de la gente. Los típicos autobuses rojos de dos plantas cruzan lentamente las calles y los turistas se sacan fotos delante de las clásicas cabinas de teléfono británicas. Pero por dentro, muchos londinenses están tristes e inquietos por el futuro del país y no alcanzan a entender cómo pudo ocurrir lo que daban por imposible. "Estoy destruida", dice Anne-Marie Williams después de que la mayoría de británicos se pronunciase por el "Brexit", en un referéndum. "Tengo dolor de estómago", asegura la londinense de 51 años, que ve el resultado como una catástrofe, más allá de las consecuencias económicas del "Brexit". "Mis hijos tendrán menos oportunidades en el futuro", se lamenta Williams. "No podrán viajar y estudiar con tanta libertad. ¿Y por qué? Porque la gente mayor decidió sobre el futuro de los jóvenes. Eso no es justo", dice. Ese tema inquieta a muchos londinenses. James Dickson cree que los que votaron por el "Brexit" son gente en los márgenes de la sociedad, gente que tiene miedo de pasar penurias existenciales y que se siente amenazada. "Si este referéndum mostró algo es que el Reino Unido no está bien consigo mismo", dice Dickson. La sociedad británica está dividida, cree. Lotfi Ladjemi, de 37 años, es banquero. El "Brexit" implica para él pérdidas económicas inmediatas, aunque eso es lo que menos le preocupa en este momento. "Siempre pensé que éramos una sociedad abierta, liberal y generosa", dice. "Eso es lo que para mí significaba ser británico", explica.

Comentarios