El Mundo
Sábado 18 de Junio de 2016

Muchos legisladores han enfrentado insultos, amenazas y agresiones

La policía y las autoridades británicas comenzaron a revisar la seguridad de los diputados tras el asesinato a tiros de la laborista Jo Cox, en medio de denuncias de colegas de que tanto o ella como otros legisladores recibieron insultos o amenazas por las redes sociales o en su correo electrónico en las últimas semanas. El atentado desencadenó una tormenta de suposiciones sobre el origen del atacante y sus intenciones, así como sobre su supuesto activismo de extrema derecha fuertemente vinculado con la campaña para que el Reino Unido deje la Unión Europea (UE) en el referéndum que se celebrará el próximo 23 de junio.

La policía y las autoridades británicas comenzaron a revisar la seguridad de los diputados tras el asesinato a tiros de la laborista Jo Cox, en medio de denuncias de colegas de que tanto o ella como otros legisladores recibieron insultos o amenazas por las redes sociales o en su correo electrónico en las últimas semanas. El atentado desencadenó una tormenta de suposiciones sobre el origen del atacante y sus intenciones, así como sobre su supuesto activismo de extrema derecha fuertemente vinculado con la campaña para que el Reino Unido deje la Unión Europea (UE) en el referéndum que se celebrará el próximo 23 de junio.

Gabinete en la sombra. El asesinato, que provocó una gran conmoción en el Reino Unido y la suspensión de la campaña para el referéndum, también reabrió el debate sobre la seguridad de los legisladores, sobre todo de los que no tienen cargos en el gobierno o en el llamado "gabinete en la sombra" en el caso de la oposición laborista. El diputado laborista Stephen Doughty, amigo de Cox, dijo que "al igual que muchos parlamentarios se habían enfrentado a una gran cantidad de mensajes abusivos y amenazantes en las redes sociales y en su correo electrónico". Según los medios, la policía se disponía a reforzar la seguridad de Cox en el barco en el que vivía en el río Támesis, en Londres, y en la oficina en su circunscripción del norte de Inglaterra después de que un hombre EM_DASHque no es el arrestado por su muerteEM_DASH la acosara enviándole continuos mensajes. Al parecer, la diputada no le dio mayor importancia al principio hasta que "el volumen y la frecuencia de los mismos aumentaron". "La policía estaba en proceso de darle seguridad en el bote en el que vivía pero fue retrasada por razones burocráticas", dijo al diario The Times una fuente de su oficina parlamentaria. Doughty destacó que los parlamentarios con frecuencia tienen que reportar sus preocupaciones sobre el comportamiento amenazante de miembros del público con el Centro de Evaluación de Amenazas.

Según los medios, una hora después del ataque, las autoridades parlamentarias británicas alertaron a los parlamentarios para que estuvieran atentos a su seguridad personal. Los diputados suelen celebrar reuniones periódicas con electores en sus respectivas circunscripciones y no suelen ir custodiados. Este fácil acceso a los parlamentarios hace que sean vulnerables a posibles comportamientos agresivos por parte de la gente.

Actitudes violentas. Un estudio divulgado este año y publicado en la revista de Psicología y Psiquiatría Forense señaló que uno de cada cinco de 239 diputados entrevistados admitió haber sido atacado o experimentó un intento de agresión, generalmente cerca de su domicilio. Los investigadores vincularon estas actitudes violentas con problemas mentales de los agresores, por lo que recomendaron una mayor protección para los miembros del Parlamento.

Comentarios