Edición Impresa
Jueves 24 de Enero de 2013

Mucho más grave que el resultado de una elección

¿Podrá una política de Estado eclipsar un año cargado de intereses electorales que se colarán por todo intersticio?

¿Podrá una política de Estado eclipsar un año cargado de intereses electorales que se colarán por todo intersticio? La imagen que proyecta hoy la ciudad obliga a que eso ocurra. Y con urgencia.

La tasa de hechos delictivos (muchos directamente vinculados al narcotráfico) marca a sangre y fuego la agenda rosarina, que no escatima duros cruces entre oficialismo y oposición.

Los dardos impactan en la Casa Gris por no saber cómo controlar a la policía, entre otros déficit que abonan la inseguridad. La gestión socialista cuestiona a la Nación por la ausencia territorial de fuerzas federales.

Los meses por venir, signados por cronogramas electorales, potenciarán la búsqueda del rédito político.

Hay un riesgo: profundizar el miedo ya existente en no pocos barrios de la ciudad.

Pero lo cierto es que todos los sectores políticos actualmente enfrentados son conocedores, en mayor o menor proporción, de la matriz del delicado estado de situación en Rosario y el resto de la provincia.

El problema es grave. Mucho más que el resultado de una elección.

Comentarios