La ciudad
Domingo 29 de Mayo de 2016

"Muchas son casas antiguas, inadvertidas"

Una de las personas que padeció haber vivido en un lugar sin la habilitación correspondiente es Alicia, que contó cómo es el día a día en estos lugares.

Una de las personas que padeció haber vivido en un lugar sin la habilitación correspondiente es Alicia, que contó cómo es el día a día en estos lugares.

Todo comenzó cuando ella se separó de su pareja, con quien trabajaba: "Estuve en tres pensiones distintas. Muchos de estos lugares son casas antiguas que pasan inadvertidas y por dentro son pensiones".

En uno de los albergues en los que vivió, cercano al Instituto de Seguridad Pública (Isep), pasó algo indignante: "Nos corrieron a mí y a mi hijo para poner cuchetas y poder alquilarle a los cadetes que venían a estudiar a la escuela de policía (en referencia al Isep). Como no había contrato, no se podían hacer reclamos".

Estuvo en otros dos lugares que, siguiendo su testimonio, no cumplían las normas impuestas para el rubro: "Todo era un rejunte de gente para sacar más ganancias. Ponen a una persona trabajadora con un estudiante, un jubilado o con otro que no se sabe de donde vienen sus ingresos. He llegado a convivir hasta con animales".

Hoy, su realidad es otra: "Pago 2.800 pesos por mes por una habitación para mí, algo inclusive inferior a lo que sale una habitación compartida en los lugares que estuve".

Comentarios