Edición Impresa
Viernes 04 de Marzo de 2016

Mucha explicación y poca autocrítica

Si todo se hubiese hecho bien, como afirman la jueza Luciana Prunotto y el ministro Maximiliano Pullaro, tal vez el oficial Mauro Mansilla hoy estaría vivo.

Si todo se hubiese hecho bien, como afirman la jueza Luciana Prunotto y el ministro Maximiliano Pullaro, tal vez el oficial Mauro Mansilla hoy estaría vivo.

• Dice la jueza que cumplió con todos los requisitos legales, e incluso más, antes de concederle a Albertengo el beneficio de las salidas transitorias de la cárcel.

• Explica el ministro que la policía tenía identificado y cercado al sospechoso y que por eso se entregó.

No hay autocrítica en esos discursos. Hasta podría dudarse de que haya registro de la magnitud de la tragedia que dispara sus intervenciones públicas: un asesinato, la pérdida de una vida a manos de alguien que ya había matado a sangre fría y que junto a su larga carrera delictiva exhibe una extensa lista de beneficios otorgados por la Justicia y el poder político.

Desde el punto de vista legal es probable que nadie pueda refutar a Prunotto y que en cambio, como ella afirma, haya que apuntar al Poder Legislativo, que es el que diseña las leyes y los códigos. En cambio, podría esperarse de la jueza una mirada crítica sobre el resultado de la evaluación que dice haber hecho sobre Albertengo, que a la luz de los hechos fue equivocado.

Tal vez fuese cierto, como afirma Pullaro, que el jueves la policía tenía cercado a Albertengo, aunque de ser así no se entiende cómo pudo eludir varios allanamientos, llegar caminando hasta la puerta de una cárcel y tocar la puerta para avisar que quería entregarse. Menos se entiende que no lo hayan cercado antes, durante los muchos meses que estuvo prófugo, pese a que se movía con libertad, y hasta robaba, en las calles del centro.

Algo falló, por más que en apariencia todo pueda explicarse. Si no hubiese sido así, alguien debería haber advertido que Albertengo podía volver a matar. Entonces tal vez el oficial Mansilla aún estaría vivo.

 

Comentarios