Escenario
Sábado 13 de Agosto de 2016

Mora Godoy trae su tango sin barreras al teatro El Círculo

La bailarina presenta hoy en El círculo "Bailando tango remix", con clásicos, electrónico y humor.

Desde los escenarios de China hasta el teatro de Dionisio, en Atenas, y de allí a cometer la "locura" de invitar a bailar al presidente Barack Obama y poco tiempo después posicionar al tango en los Récords Guinness. O incluir en el mismo espectáculo clásicos de Zitarrosa y Pugliese y el tango electrónico de Bajofondo, y hasta apostar al humor en escena. Mora Godoy parece estar siempre corriendo los límites, y todo lo hace "sin perder la esencia del tango". Así lo aseguró la artista que llega a Rosario con "Bailando tango remix", hoy, a las 21, en el El Círculo (Laprida y Mendoza).

   El espectáculo, que cuenta con once bailarines en escena y un actor, recibió tres premios Estrella de Mar en las categorías mejor espectáculo de danza, coreografía y revelación femenina. Sin embargo, Godoy dijo que el show está "totalmente renovado y sólo quedaron tres temas". "Le dimos mucho espacio al humor", adelantó y añadió: "Llevamos especialmente para Rosario al humorista Alberto Mena. Es muy gracioso, hace un sketch sobre lo que pasó con Obama, o yo estoy bailando y empieza a interrumpirme".

   Sobre las razones de esa incursión en el humor, algo que no suele estar asociado a un espectáculo de danza, explicó: "Para mí es muy importante que el tango y el show se acerque a la gente porque si no los bailarines quedamos muy lejos, sin habla, mudos, a pesar de que nuestro lenguaje es el cuerpo. También invitamos a bailar a la gente, suben al escenario con nosotros, hay un tango que se transforma en una cumbia. La verdad es humano, te tiende una mano al público".

   En ese sentido, añadió: "A mí me pasa que cuando voy a ver un espectáculo, si el actor se acerca al público de alguna manera lo participa. Al sentirse partícipe se adueña del espectáculo también. En mi caso, por ahí a mí se me conoce hablando en Showmatch, en las notas, y pensá que el baile el mudo. No precisa de palabras, por suerte porque cuando viajamos al mundo es la manera que tengo de llegar a todos los países que no hablan el idioma, pero por otro lado pensé, en Argentina, en mi país, que me conocen, me parece que está muy bien poder conversar con la gente. Es un toque, son 8 minutos del show, pero la gente participa y opina, pero esos 8 minutos hacen una diferencia".

   En la búsqueda de diversidad e innovación, Godoy hace convivir en escena la música de Bajofondo, la banda que lidera Gustavo Santaolalla, con los clásicos canónicos del género. "La idea del tango electrónico es un poco ponerle vanguardia, esa cosa acrobática y de velocidad, de despliegue y destreza, pero sin olvidarnos la esencia del tango. Pero también hay temas exquisitos, como uno de Zitarrosa, hay perlitas que son muy lindas. Pero por otro lado, en China voy a volver a bailar «La yumba», de Pugliese, que es como un himno".

   Mora Godoy actuará en Rosario pocos días antes de hacerlo en China y en Grecia, donde será la invitada estrella del Festival de Tango de la Acrópolis, el 18 de septiembre próximo, que se realiza en el Teatro de Dionisio. "Hay una expectativa enorme este año. Porque hay que tener en cuenta que al bailar con Obama también se generó una cosa que llegó a todo el mundo. Para mí es un segundo semestre muy bueno. Siento que sembré mucho y que estoy cosechando muchísimo".

   —¿La invitación a bailar al presidente Barack Obama estaba acordada?

   —Para nada. Creo que si hubiesen sabido que lo hacía ponían diez seguridad para que yo no pueda ni atravesar la primera barrera. Fue una locura que tuvo que ver con la difusión del tango, con poner el tango en todos los noticieros y tapas del mundo. Y mi compañero de baile, José Lugones, sacó a bailar a Michelle (la esposa de Barack Obama) y ella estaba contentísima. Fue como un medio para un fin... muy arriesgada. Tenía los láser en la espalda apuntándome para dispararme si pasaba algo y yo dije «esto es el tango». Es mi transgresión, es mi manera de ser. Sí, todos dijeron era una locura; el mismo el presidente (Mauricio Macri) miraba desorbitado y decía que sí, que baile. Y salió redondo. De hecho, la semana que viene vuelve CNN para hacer una nota exclusiva conmigo. ¿Qué significa esto? Que el tango es protagonista, que no solamente yo viajo por el mundo con mi compañía, sino que muchas compañías pueden venir atrás. Por supuesto que me consolida muchísimo a mí y a mi compañía y eso me parece bárbaro, pero también lo es para mucha gente.

   —¿Cómo baila Obama?

   —Estuvo muy bien. Es más, hay muchos que decían si no estaba había ensayado, imaginate (risas).

   —Y después de eso, llevaste el tango al libro de los Récords Guinness cuando bailaste tango a 65 metros de altura en el Obelisco...

   —Así es, voy a figurar en el libro de los Récords Guinness por el tango más alto del mundo y pronto tendré el diploma, parece que lo mandan dentro de poquitos días. Y eso me pone feliz también. por el tango. Yo voy a bailar tango donde sea.

Comentarios