Central
Lunes 17 de Octubre de 2016

Montoya es difícil que llegue

Como si no tuviese problemas para resolver, uno de los tantos que se le sumó el fin de semana a Eduardo Coudet fue la lesión de Walter Montoya. De esta manera el Chacho tendrá que armar prácticamente un mediocampo nuevo, respecto del que utilizó el último tiempo.

Como si no tuviese problemas para resolver, uno de los tantos que se le sumó el fin de semana a Eduardo Coudet fue la lesión de Walter Montoya. De esta manera el Chacho tendrá que armar prácticamente un mediocampo nuevo, respecto del que utilizó el último tiempo.

La baja de Damián Musto (esguince de rodilla) ya era preocupante, por todo lo que puede darle el cinco al equipo, tanto desde lo futbolístico como desde el liderazgo y la experiencia. Pero el sábado, en la tarde-noche bien oscura que tuvo el canalla, sumó la lesión de Montoya, que no pudo terminar el partido por un esguince en la rodilla derecha, más la expulsión del talentoso Giovani Lo Celso, el hombre de mayor generación de juego en el equipo de Arroyito.

A Montoya le realizaron estudios ayer por la mañana y los resultados arrojaron que padece una distensión de ligamento. El tiempo mínimo de recuperación para este tipo de lesiones suele rondar los 15 días, algo que le impediría jugar el clásico. Pero el cuerpo técnico aún no lo descarta, no lo dejará al margen y observará muy de cerca su evolución en la semana. Por delante hay un compromiso demasiado importante como para dejarlo rápidamente al margen.

Ante este panorama, el rearmado del medio de Coudet no tiene demasiadas alternativas y seguramente el dibujo quedará diseñado a partir de estos nombres: Washington Camacho, Gustavo Colman, José L. Fernández, Fabián Bordagaray y Mauricio Martínez, el pibe que el sábado reemplazó a Musto y lo hizo muy bien.

Comentarios