Economía
Domingo 03 de Julio de 2016

Mochilas y morrales rosarinos para todo el país

A partir del furor de las redes sociales los emprendedores tienen frente a sí un canal de ventas más que atractivo, que les permite llegar a un público diverso y distante.

A partir del furor de las redes sociales los emprendedores tienen frente a sí un canal de ventas más que atractivo, que les permite llegar a un público diverso y distante. Es más, es tal la masiva penetración que Facebook logró en la vida cotidiana que en muchos casos puede funcionar como único medio de comercialización de productos y servicios. La experiencia de la firma rosarina Baguet da cuenta de las posibilidades de negocios que surgen a través de Facebook.

Hace menos de tres años la joven diseñadora gráfica Ana Robiola comenzó junto a su mamá, Gabriela Werner, a producir mochilas y bolsos con un innovador diseño y telas estampadas y Facebook fue el exclusivo canal de ventas elegido. El emprendimiento comenzó tímidamente pero hoy gracias a la puesta en marcha de una tienda on line y de diferentes campañas en Facebook, Baguet vende en todo el país y sus creadoras sueñan con desembarcar en otras latitudes.

Robiola contó cómo comenzó su emprendimiento durante "Impulsa tu empresa", la jornada que Facebook. "Cuando terminé la facultad hice un curso de animación y comencé a hacer dibujos que subí a mi Facebook y tuve bastantes comentarios positivos. Ahí decidí hacerme una página personal con un seudónimo para no tenerlo tan conectado a mi perfil personal e invierto muy poca plata, en ese momento fueron 50 pesos, y logró tener unos 200 fans en dos semanas. A la par de esto empezamos a hablar con mi mamá que había trabajado en la producción de una empresa que hace carteras y camperas de cuero y tuvimos ganas de hacer algo juntas", relató.

Fue así que empezaron a investigar sobre telas y sobre cómo estampar los dibujos de una forma que no sea industrial y mientras hacíamos este proceso surgió el tema de las mochilas. Ahí comenzó todo, con una mini campaña de promoción en Facebook y la invitación a un showroom en la casa de la abuela en Barrio Martin.

Durante 2014 el emprendimiento continuó y fue en 2015 cuando dio el gran salto. "Comenzamos a trabajar con mi primo, Martín Cabrera. El nos dice que Baguet podría vender en todo el país y nos comenta sobre la tienda Nube. Comenzamos a hacer las cosas más profesionalmente, lo cual nos demandó una inversión mucho mayor en Facebook, pero después de dos meses Baguet vendía en Mendoza, Chubut, Salta, Trelew. Fue increíble y logramos que se tripliquen las ventas", detalló.

Comentarios