Policiales
Martes 21 de Junio de 2016

Misterio por el crimen de un joven con un balazo en el cráneo en zona sur

Una vaina calibre 9 milímetros hallada en el lugar donde Daniel Alberto Cantero fue herido en la cabeza el domingo a la tarde, en el acceso sur...

Una vaina calibre 9 milímetros hallada en el lugar donde Daniel Alberto Cantero fue herido en la cabeza el domingo a la tarde, en el acceso sur, es una de las pocas pistas con las que contaban hasta anoche los investigadores del crimen del joven de 24 años. El muchacho, al que le decían "Mandrilo" y contaba con una condena por robo, fue baleado en circunstancias que se desconocen y trasladado por conocidos al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), donde murió una hora después.

Cantero fue baleado el domingo alrededor de las 17.30 debajo del puente de Uriburu y Circunvalación, en la zona sudeste de la ciudad. En ese lugar recibió un disparo en el cráneo, que ingresó a la altura del parietal derecho y sin orificio de salida. Se desconoce si estaba solo o acompañado y tampoco hay precisiones sobre las circunstancias en que recibió el disparo. Desde allí fue trasladado por conocidos hasta el Heca donde falleció al cabo de una hora.

Enterados del caso, al lugar acudieron policías de la comisaría 11ª y de la Policía de Investigaciones (PDI) que intentaron dar con testimonios acerca de lo ocurrido. Si bien no lograron ubicar a testigos del hecho, en el lugar del ataque recogieron una vaina calibre 9 milímetros que será sometida a pericias. También revisaron registros de las cámaras de vigilancia de la zona que no llegaron a captar el momento del disparo. La víctima tenía antecedentes penales y los investigadores manejaban como hipótesis que habría mantenido una disputa con otras personas de la zona.

La pesquisa al mando del fiscal de Homicidios Pablo Pinto constató que el joven no tenía ningún vínculo con la familia Cantero del barrio 17 de Agosto a la que se atribuye la conducción de la banda de Los Monos.

Los familiares del muchacho que se entrevistaron con la policía dijeron que Cantero vivía en la zona de Lamadrid y la cortada Mangrullo y no tenía trabajo fijo. Tenían poco trato con él y desconocían los motivos del ataque, sobre el que nada pudieron aportar.

Según una fuente de la pesquisa, el joven registraba antecedentes por delitos contra la propiedad y las personas y una condena a 9 años de cárcel, aunque se encontraba en libertad y sin que pesaran pedidos de captura en su contra.

Comentarios