Policiales
Lunes 06 de Junio de 2016

Misterio ante el asesinato a tiros de una almacenera en la zona sur

La versión más fuerte indica que alguien del barrio les disparó a dos ladrones e hizo blanco en la mujer, de 49 años y una hija.

Los investigadores policiales y judiciales no habían determinado hasta ayer la motivación ni cómo se desencadenó el crimen de María Cristina Núñez, de 49 años, que el sábado a la noche recibió cinco disparos mientras atendía un almacén en un complejo Fonavi del barrio Esteban Echeverría, en la zona sur.

Sobre el homicidio habían trascendido dos hipótesis: una indicaba que la mujer había sido víctima de un robo cometido por una pareja de maleantes. La otra sostenía que la policía había mantenido un enfrentamiento con un grupo de ladrones de la zona y los proyectiles alcanzaron a la comerciante en su negocio.

Ayer al mediodía vecinos de la cuadra descartaban ambas frente al pequeño almacén de Sánchez de Thompson 166 bis, en el cruce con Alice, donde, cerca de las 18.30 del sábado la comerciante fue alcanzada por cinco balazos calibre nueve milímetros que le atravesaron la frente, los brazos, el estómago y la espalda. En la escena del hecho, efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) recogieron siete vainas calibre nueve milímetros.

Tiempos violentos. Ayer los habitantes del extenso complejo de departamentos, conocido como "el Fonavi de Pimpi Caminos", hablaban poco aunque parecían saber más de lo que decían. Otros callaban por temor. Es que están conmocionados por la presencia de grupos violentos que resuelven diferencias a los tiros.

Las versiones no pudieron ser corroboradas por fuentes oficiales. "Dicen que primero se oyó un tiro y después alguien apoyó un arma en la reja del negocio y disparó", comentó un hombre que vive desde hace medio siglo en los monoblocks de Grandoli y Gutiérrez.

Otra versión recogida por agentes territoriales del Ministerio de Seguridad decía: "Ella vivía en el mismo negocio y hace ocho días le habían robado por eso estaba atendiendo por la ventana. Pero el viernes los vecinos le pidieron por favor que volviera a abrir la puerta, por la lluvia y el frío. El sábado entraron dos pibes que son conocidos delincuentes del barrio y a los minutos bajó de una moto otro que disparó a esos pibes pero lamentablemente los tiros le dieron a ella". Ese otro sería, según mencionaron, el líder de una banda de esa zona.

Conocida como "La China", María Cristina estaba desde hacía trece años detrás del mostrador de la granja con la puerta y la ventana enrejadas. El local está debajo de la torre 4 del Fonavi de Sánchez de Thompson y Alice donde ella vivía con su esposo y su hija de 22 años.

En la cuadra la recordaron como "una mina laburante" que ayudaba mucho a una hermana que vive en la zona y tiene un hijo con síndrome de Down. "No la mataron por nada raro", comentó una mujer que conversaba con otra vecina frente al local.

A unos 50 metros por Sánchez de Thompson asoma una pequeña plaza con juegos infantiles. Enfrente está situado el Centro de Educación Física Nº 8 con dos murales en sus paredes, uno de Alberto Olmedo y el otro del Che Guevara. Ayer al mediodía todo lucía tranquilo pero el sábado a la noche, luego del violento suceso, muchos vecinos se congregaron frente al comercio reclamando justicia a los policías y a la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro.

Ayer dos mujeres se quejaban de cómo actuaron los uniformados en la escena del hecho. "Cuando empezamos a pedir justicia aparecieron móviles con policías con escudos. Se llevaron detenido al marido de la señora y le hicieron una causa porque tenía un arma. Si te matan a tu mujer, ¿qué vas a hacer? El había ido a comprar queso para el almacén y cuando volvió encontró a la mujer muerta. A otro hombre que tiene un negocio le desfiguraron la cara", afirmó una de las vecinas.

El arresto del esposo de María Cristina fue confirmado por una fuente policial que lo identificó como Antonio R., de 41 años. Tenía en su poder una pistola 22. También fueron detenidos José A., de 49 años, y Ernesto M., de 48 años por "arrojar elementos a los policías y a la fiscal". Los tres fueron excarcelados.

Según la versión oficial un uniformado resultó lesionado. "Unos minutos después, desde la oscuridad de las torres (de los Fonavi) alguien efectuó disparos de arma de fuego hacia un móvil del Cuerpo Guardia de Infantería, que impactaron sobre el chapón divisorio del patrullero", comentó un portavoz.

Las mujeres se quejaron de los grupos violentos que asuelan la barriada en los últimos tiempos. "La policía tapa a quien no tiene que tapar. Es gente que vive en otros lados. Estamos cansados porque ellos saben bien quiénes son. Yo no voy a hablar porque tengo miedo por mis hijos", se lamentó una señora.

Los frecuentes incidentes cruentos en el barrio, según dijeron, son protagonizados por bandas que se enfrentan a los tiros por cuestiones que dicen no conocer, pero aclararon que no están vinculadas "con el tráfico de drogas".

"En verano, a eso de las siete y media de la tarde pasan tipos en motos por la plaza y tiran tiros", se quejó una mujer, mientras otra agregaba: "La gente está enojada porque no se puede vivir más así. Unos meses atrás le dieron un balazo en la cabeza a un quiosquero en la torre 7".

Comentarios