la_region
Miércoles 05 de Octubre de 2016

Misceláneas de los pueblos chicos

En cada una de las localidades donde funcionaron garitos clandestinos, la gente de esos lugares obviamente estaba al tanto.

En cada una de las localidades donde funcionaron garitos clandestinos, la gente de esos lugares obviamente estaba al tanto. Nada pasa inadvertido en los pueblos y hasta incluso es comidilla de vecinas. "¿Viste lo que perdió el Lucho anoche? ¡Qué barbaridad, che!", podría ser tranquilamente un comentario extendido en tiempo y espacio en cualquiera de los distritos que alguna vez contó con esas "malditas" maquinitas que hacen "fundir a la gente".En varias ocasiones fueron las esposas, de los tenaces apostadores las que presionaron hasta el hartazgo a las autoridades policiales y hasta políticas con el argumento, casi siempre real de que "el esposo se la pasa en el bar o se está gastando toda la guita en esas máquinas malditas".

Comentarios