El Mundo
Lunes 01 de Agosto de 2016

Misas compartidas entre católicos y musulmanes en Francia e Italia

El histórico gesto fue en respuesta al terrible crimen de un párroco francés a manos de terroristas islámicos el martes pasado

Cinco días después del asesinato de un sacerdote a manos de dos jóvenes fanáticos musulmanes, numerosos fieles de esta religión asistieron a las iglesias católicas en toda Francia y también en la vecina Italia. Expresaron su repudio del islamismo yihadista, que ha atacado repetidamente en Francia en los últimos meses.

Unos dos millares de fieles católicos y un centenar de musulmanes asistieron a la misa organizada en la catedral de Ruán, en el noroeste de Francia, para rendir homenaje al sacerdote Jacques Hamel, degollado el martes por dos terroristas del Estado Islámico en una iglesia cercana a esa ciudad. "Les agradezco en nombre de todos los cristianos", dijo el arzobispo Dominique Lebrun a los asistentes a su misa en la catedral de Ruán. "Demuestran así que rechazan la muerte y la violencia en nombre de Dios. Creo que este un gesto valiente", agregó el arzobispo francés.

El Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) había llamado a los musulmanes a visitar este domingo iglesias católicas como muestra de solidaridad. "Estoy orgullosa de hacerlo", dijo una mujer a la emisora France Info durante una visita a la basílica del suburbio parisino de Saint-Denis. "Quería mostrar mi dolor y mi solidaridad con los católicos de Francia y con todo un pueblo", agregó la musulmana. También en otras ciudades los musulmanes respondieron a la convocatoria.

En el pueblo donde fue asesinado el padre Hamel, la comunidad musulmana de la localidad no quiere enterrar allí al agresor, Adel Kermiche. "No vamos a ensuciar al islam con esta persona", dijo el responsable de la mezquita local, Mohamed Karabila. "No participaremos ni en el velatorio ni en el sepelio". En última instancia, es el ayuntamiento el que debe decidir sobre el entierro. Kermiche, de 19 años, vivía en Saint- tienne-du-Rouvray, al contrario de su cómplice, otro francés de origen árabe. Ambos se habían afiliado al Estado Islámico vía internet y jurado fidelidad a su líderl.

También en Italia muchos musulmanes asistieron a misas católicas. En total se estima que participaron unas 23.000 personas, según medios locales y la comunidad árabe de Italia. "Queríamos demostrar que el mundo musulmán condena el terrorismo y saludar al mundo cristiano con nuestro lema: oremos todos juntos", dijo el presidente de la comunidad, Foad Aodi. Desde Milán a Roma, Turín a Palermo, miles de musulmanes dieron el presente en las iglesias italianas. "Estamos muy agradecidos por esta respuesta, rápida y clara. Se podrá crear así un verdadero aislamiento de estos fanáticos homicidas" comentó el cardenal Angelo Bagnasco, titular de los obispos italianos. Pero la postura de Aodi y la comunidad no fue compartida por la Gran Mezquita de Roma. Su portavoz criticó la asistencia y habló de "tono espectacular".

Debate nacional. En Francia se está debatiendo una reforma de las instituciones islámicas. El primer ministro Manuel Valls reclamó un compromiso mucho mayor de los musulmanes en la lucha contra la radicalización. También advirtió que se suspenderán la financiación desde el exterior.

Un sector de la comunidad musulmana francesa también ha pedido reformas de fondo. Lo hizo mediante un comunicado, firmado por decenas de personalidades musulmanas. "Después del asesinato de dibujantes (por Charlie Hebdo), tras el asesinato de gente joven que escuchaba música (el ataque en el teatro Bataclán), después de la matanza de niños, mujeres y hombres que asistían a la fiesta nacional (el reciente ataque en Niza), ahora el asesinato de un sacerdote que celebra la misa", se busca "poner a los franceses unos contra otros para destruir la armonía nacional".

Los firmantes señalan que "nosotros, los musulmanes estábamos hasta ahora en silencio, porque habíamos aprendido que en Francia la religión es un asunto privado". Pero "ahora tenemos que hablar porque el islam se ha convertido en un asunto público y la situación actual es intolerable. La organización actual del islam en Francia no tiene control sobre los acontecimientos. El islam en Francia es mal gestionado por representantes de países, antes que por los musulmanes franceses. Esta organización tenía sentido cuando los musulmanes eran inmigrantes. Pero hoy en día, los musulmanes de Francia son el 75 por ciento franceses. En su mayoría son jóvenes o muy jóvenes". Y sobre ellos actúan "muchos ideólogos del islam jihadista, y también del islamismo político". Un cuadro grave y oscuro, que se ha expresado con sangre en la secuencia terrible de atentados islamistas que citaron.

Comentarios