Edición Impresa
Viernes 01 de Marzo de 2013

Mirar siempre hacia adelante

"The Next Day" sorprende más por los diez años sin canciones nuevas que por el disco en sí mismo. Y eso que se trata de un gran disco.

"The Next Day" sorprende más por los diez años sin canciones nuevas que por el disco en sí mismo. Y eso que se trata de un gran disco. Jamás es sencillo saber cómo va a ser el regreso de un grande, sobre todo de aquel al que la mayoría daba por retirado. La tapa del álbum remite a aquella de "Heroes", la del joven Duque acomodándose el jopo. "Heroes" es un punto de referencia para Bowie y también para los fans y los críticos. "El día siguiente" del título parece remitir así al día anterior. Y entonces, digámoslo, en "The Next Day" hay ráfagas del pasado pero, afortunadamente, sin ser un ejercicio de nostalgia. Quizá en esta idea de mirar hacia adelante, a pesar del peso de la historia propia, mucho tenga que ver el trabajo de producción de Tony Visconti, quien nos entrega el mejor Bowie. Así, desde el arranque movido y bailable de "The Next Day" hasta el cierre oscuro y lúgubre (al estilo de Nick Cave) de "Heat", los 14 nuevos temas suenan contemporáneos, como un "Scary Monsters" grabado el último verano, bajo capas de sintetizadores, violas afiladas, sucias y melodiosas, saxos barítonos quejumbrosos y una base rítmica vigorosa, además de la voz del Duque que ya no suena como en los mejores tiempos pero que le sigue sacando provecho en cada sílaba que canta.

Comentarios