El Mundo
Jueves 25 de Agosto de 2016

Mineros bolivianos tomaron como rehén a un viceministro y afirman que fue asesinado

"No tenemos confirmada la situación", dijeron desde el gobierno sobre el 2º de la cartera de Régimen Interior y Policía.

El fiscal general del Estado Plurinacional de Bolivia, Ramiro Guerrero, informó hoy que se investiga la situación del viceministro de Régimen Interior y Policía, Rodolfo Illanes, quien fue tomado como rehén en esta jornada durante una protesta de mineros en el altiplano del departamento de Oruro.
Emisoras de La Paz, en base a un relato de un testigo, señalaron que Illanes, del partido gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), murió en el poblado de Panduro, 165 kilómetros al sudeste de La Paz.
"No tenemos confirmada la situación de esta autoridad. El Ministerio Público actuará en el marco de la ley", señaló Guerrero en conferencia de prensa en la ciudad de Sucre, capital política de Bolivia.
También señaló que unos tres fiscales del Ministerio Público fueron enviados a la zona de conflicto para investigar hechos de violencia.
Respecto a la situación del viceministro Illanes, de 55 años, el fiscal Guerrero precisó: "Hemos instruido la apertura de un proceso penal contra autor o autores de un secuestro a una autoridad de Estado, de una probable comisión de un hecho delictivo que caería en el homicidio o incluso en el asesinato de una persona que no hemos confirmado hasta este momento".
Illanes fue tomado como rehén en el poblado de Panduro en el marco de una protesta minera que hace tres días paraliza el oeste de Bolivia.
"Los mineros estaban furiosos velando a su tercer muerto. Luego pudimos ver de cerca al viceministro Illanes, estaba fallecido. El ya estaba fallecido por golpes. Tenía un poco de sangre por la nariz", relató Moisés Flores, director de la radio minera Fedecomin, a la emisora católica Erbol.
También fueron agredidos un fotógrafo del diario "La Razón" y un camarógrafo de la televisora Red Uno.
Previamente la protesta minera registró en tres días tres mineros muertos, además de treinta heridos entre uniformados y mineros.
Ninguna autoridad del gobierno se refirió a los enfrentamientos entre policías y mineros en pleno altiplano. Solo habló el fiscal Guerrero desde Sucre, cuatro horas después de los violentos sucesos en la región de Panduro.
"Estamos conformando un equipo de cinco fiscales para que aperture este caso y poder tener la información de los servicios de inteligencia de la Policía Boliviana sobre la confirmación de la situación en la que se encuentra esta autoridad de Estado, el viceministro", dijo Guerrero.
La protesta minera, que reclama cambios en la nueva ley de cooperativas, aisló por tercer día a la ciudad boliviana de La Paz del resto del país.
La Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fencomin) rechaza el artículo 37 de la nueva ley que permite conformar sindicatos.

Comentarios