Ovación
Viernes 01 de Julio de 2016

Militantes auriazules desde hace quince años

Las dos mujeres dirigentes y la responsable de prensa de Central aún no tienen hijos, trabajan fuera de su casa y están en el club "de lunes a lunes" ad-honórem.

Las dos mujeres dirigentes y la responsable de prensa de Central aún no tienen hijos, trabajan fuera de su casa y están en el club "de lunes a lunes" ad-honórem. Se definen como "militantes" del club de Arroyito desde hace quince años.

Son Geraldina Platero (vocal titular), quien en octubre de 2014 se transformó en la primera mujer integrante de una comisión directiva en los 126 años del club; Carla Facchiano, síndica y responsable de seguridad, y Marisol Bracco, jefa de prensa.

"Nuestra agrupación perdió varias elecciones, pero fui candidata a los 25 años y ganamos, y aprendimos a fuerza de trabajo y capacitación para ser dirigentes. Hoy tengo 34 y soy vocal: ¿por qué no podría ilusionarme con ser presidenta alguna vez? Las mujeres, a diferencia de los varones, tenemos que demostrar capacidad siempre, pero somos buenas en lo que hacemos y muy activas", dijo Platero antes de comentar que además de ellas está la subcomisión de mujeres que, entre otras cosas, organiza el apoyo escolar de 53 chicos de la casa de la sede auziazul de Granadero Baigorria y se encargan de los terceros tiempos.

Pero si alguien creía que las funciones de estas mujeres son todas con ribetes maternales, se equivoca. Basta escuchar a Facchiano: "Soy la única mujer síndica entre seis, me encargo de la seguridad y eso implica tratar con funcionarios de la provincia y la polícía y hacerme cargo de los protocolos. Soy "protocolo cero", esto implica que por bien de todos los socios que pagan sus entradas y abonos no regalo un protocolo a nadie. Me gané muchos enemigos, pero lo lamento: yo pienso en el club".

Marisol es la que hace de nexo todo el día entre los dirigentes, los jugadores y la prensa. Dice que los primeros meses sentía que los periodistas preferían que los atienda un varón.

"Pero se tuvieron que acostumbrar. Este es un cargo donde se discute mucho y no queda otra que enfrentar la asituación", remarcó.

Según el vicepresidente segundo de Central, Ricardo Carloni, "en esta comisión directiva no existe el callate que sos mujer, casi te diría que ellas son las que más nos retan cuando nos equivocamos".

El dirigente, padre de una nena de 8 años que juega al fútbol, aseguró que "en cuanto a conocimiento y capacidad de trabajo, las mujeres están a la par de cualquier varón" y añadió que el compromiso de incorporarlas cada vez más se vio plasmado en la creación de la subcomisión de mujeres.

"Para mí ya se rompió el paradigma de que el fútbol es cosa de varones: si las mujeres llegan a las presidencias de países o a las intendencias de ciudades que ocupen cargos más alto sólo es cuestión de tiempo", varticinó.

Pero como para estas mujeres el tiempo también hay que ganarlo, hace dos meses discutieron e impulsaron en la reforma del estatuto que la asamblea de representantes del club (la que fiscaliza presupuesto y balance) cuente con un 20 por ciento de cupo femenino. Demuestran que van de a poco, pero a prepararse que esto recién empieza.

Comentarios