El Mundo
Martes 24 de Mayo de 2016

Michel Temer sufre su primera crisis y pierde a un ministro clave

Romero Jucá debió renunciar al publicarse conversaciones en las que impulsa la caída de Dilma para frenar las investigaciones judiciales.

A sólo 12 días de asumir, el gobierno interino de Michel Temer sufrió su primera crisis. El ministro de Planificación y uno de los hombres fuertes del nuevo gabinete, Romero Jucá, debió renunciar tras ser revelados por la prensa audios en los que sugiere con claridad que el gobierno de Temer promovería un pacto para frenar las investigaciones sobre la corrupción en Petrobras, el famoso "Lava Jato". Temer debió remover a Jucá y asegurar que respalda las investigaciones judiciales en Petrobras.

Jucá, correligionario de Temer en el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del que es nada menos que presidente, pidió una licencia que según voceros del gobierno es en realidad un salida definitiva del cargo. Los audios fueron divulgados por el diario Folha de Sao Paulo y revelaron conversaciones de Jucá con el ex presidente de la subsidiaria de Petrobras Transpetro, Sergio Machado, en la hablan de buscar "una salida política" para frenar las investigaciones.

Las conversaciones datan de marzo, mes en que el PMDB abandonó la coalición del gobierno de Rousseff y se encaminó a la aprobación del juicio político y suspensión de la presidenta en el Congreso, lo que ocurrió el 17 de abril en la Cámara de Diputados y el 12 de mayo en el Senado. Tras asumir en marzo como presidente interino del PMDB en el lugar de Temer, Jucá fue uno de los más activos promotores de la caída de la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT).

En las grabaciones, Jucá habla de "delimitar la sangría" que representa la operación Lava Jato para los políticos investigados, entre los que se encuentran él y Machado, quien según afirmó, llegó a la presidencia de Transpetro, que ocupó entre 2003 y 2014, gracias al PMDB. En las conversaciones, Machado le dice a Jucá que la situación es "gravísima" para los políticos investigados y sostiene que el fiscal general de la República, Rodrigo Janot, tiene intenciones de derivar su caso desde la órbita del Supremo Tribunal Federal, donde tramita actualmente, a manos del juez federal de primera instancia Sergio Moro. Este es la pesadilla de los empresarios y políticos brasileños. "Janot quiere agarrarlos a ustedes (políticos) y cree que yo soy el camino", señala Machado, quien solicita a Jucá que el PMDB busque una forma de protegerlo. La "salida", responde Jucá, debería ser "política. Hay que resolver eso. Hay que cambiar el gobierno para estancar (o delimitar) esa sangría", dice con crudeza y frontalidad Jucá. "Creo que debemos articular una acción política", agrega. Ambos coinciden en que esa "acción política" es sacar a Rousseff, poner a Temer e intervenir para que la Policía Federal, que depende del Ministerio de Justicia, limite el alcance del Lava Jato. Las grabaciones cayeron como una bomba en una sociedad ya sensibilizada por los escándalos y la salida forzada de Rousseff y todo su gabinete.

Cambio y renuncia. En una rueda de prensa poco antes del mediodía, Jucá dijo estar "muy tranquilo" respecto al Lava Jato, y dijo no ver ninguna razón para dejar el cargo. Asimismo, sostuvo que en las conversaciones filtradas se refería a la crisis económica brasileña y no al Lava Jato. Explicó que su frase "cortar esta sangría" se refería a la crisis económica y política que afecta a Brasil. "Es cortar la sangría de la economía, de lo que está ocurriendo con el país, esa es la ventaja del cambio de gobierno. El Lava Jato era la médula del gobierno (de Rousseff) y eso tiene una sangría económica, social, política", declaró. "Lava Jato es importante, hay que investigar, pero hay que delimitarla", sentenció. No obstante, Folha divulgó posteriormente otros diálogos que echaron por tierra esos argumentos. Al ministro Jucá no le quedó otra alternativa que pedir licencia hasta que la fiscalía, según dijo, analice los audios. Pero todos creen que esa licencia es de hecho una renuncia.

Medios de prensa daban como un hecho la salida definitiva de Jucá del gabinete y apuntan que Temer busca un sustituto. "Cuento con que Jucá continuará en este período auxiliando al gobierno en el Congreso de forma decisiva, con su inmensa capacidad política", señaló un comunicado oficial en tono de despedida. Jucá es senador y había pedido licencia para ocupar el ministerio. Confirmó su alejamiento por la tarde, cuando acudió al Congreso junto a Temer para entregar al presidente del Senado, Renan Calheiros, un proyecto de revisión de la meta fiscal para este año. Temer y Meirelles llegaron al Congreso acompañados por el ministro jefe de la Secretaría de Gobierno, Geddel Vieira Lima y el jefe de Gabinete, Eliseu Padilha, y fueron recibidos con abucheos y gritos de "golpista" por parte de legisladores opositores a Temer.

Comentarios