Información general
Sábado 12 de Noviembre de 2016

Michael Moore se coló hasta el cuarto piso de la torre donde vive Donald Trump para hablar con él

"Señor Trump. Estoy aquí, quiero hablar con usted", escribió el polémico director en una breve nota que pudo entregar al portero del edificio, durante una protesta en la que participaron cientos de personas frente al rascacielos del empresario.

El documentalista Michael Moore entró hoy por la tarde a la Trump Tower de Manhattan, oficina y vivienda de Donald Trump, para "hablar" con él, y transmitió en directo su trayecto hasta los ascensores del cuarto piso donde lo interceptaron los servicios secretos.
"Señor Trump. Estoy aquí, quiero hablar con usted", escribió el polémico director en una breve nota que pudo entregar al portero del edificio, durante una protesta en la que participaron cientos de personas frente al rascacielos del empresario.
Embed

La torre sigue este sábado rodeada por especiales medidas de seguridad. Según la cadena NSBC, hubo once detenciones durante una manifestación frente a sus puertas hoy a la mañana.
Moore, que participaba de una protesta de varios centenares de personas en el lugar, grabó la escena con su teléfono móvil y la transmitió en directo a través de Facebook Live. Logró acceder hasta el interior del edificio y subir por las escaleras mecánicas hasta llegar a la cuarta planta.
Fue entonces cuando agentes de los servicios secretos le frenaron el paso y le indicaron que no podía subirse al ascensor que conduce a las plantas altas del rascacielos donde Trump seguía hoy reunido con sus principales asesores, informó la agencia EFE.
En la transmisión, se escucha a Moore afirmar que el Colegio Electoral debería ser eliminado porque 240 años después de su creación "para apaciguar a los dueños de esclavos", ahora un "racista" va a ser el presidente estadounidense "sin haber obtenido la mayoría del voto popular".
Por su parte y desde su página en Facebook, el gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, ofreció hoy su estado como "refugio" a inmigrantes y minorías que se sientan atacados durante la presidencia del republicano Donald Trump.
Cuomo cierra su escrito con un desafío a Trump. Aseguró que su Estado seguiría recibiendo inmigrantes, "no importa lo que pase a nivel nacional. No permitiremos a un gobierno federal que ataca inmigrantes hacerlo en nuestro estado".
Unas semanas antes de las elecciones del pasado 8 de noviembre, el muy activo políticamente Moore estrenó por sorpresa la película "Michael Moore in TrumpLand", que gira en torno al magnate y que se basa en una obra de teatro escrita por el propio Moore.
Moore conoce muy bien "TrumpLand". Es oriundo de Flint, Michigan, una de las localidades arquetípicas del "rust belt" (cordón del óxido) del Medio Oeste estadounidense que volcó su voto al candidato republicano en áreas habitualmente demócratas pero que fueron devastadas por la globalización, la crisis de 2008, y el modo en que se salvó a los bancos pero no a los deudores.
Desde mediados de 2015 alertó que el magnate inmobiliario -que muchos veían como un chiflado sin posibilidades- vencería con el apoyo de esa franja de población, en protesta por la desindustrialización inducida por la globalización financiera y el librecambio.
Mientras tanto, el movimiento "Not my president" (No es mi presidente) siguió con sus marchas durante el día de hoy en diversas ciudades de los Estados Unidos. La más nutrida, en Los Angeles, convocó 8.000 personas, con fuerte presencia de inmigrantes del cercano México.
También hubo convocatorias en otras ciudades, como la propia Nueva York, Chicago y Las Vegas (Nevada).

Comentarios