Edición Impresa
Lunes 25 de Enero de 2016

Metieron el perro

Antes del viaje de Mauricio Macri a la cumbre de Davos, Suiza, una foto del perro Balcarce sentado en el sillón presidencial se hizo viral y recorrió el país.

Antes del viaje de Mauricio Macri a la cumbre de Davos, Suiza, una foto del perro Balcarce sentado en el sillón presidencial se hizo viral y recorrió el país. Surgido como “una anécdota”, el can en rigor no es del presidente, sino de una de las colaboradoras del equipo de comunicación, Agustina “Puppi” Bonnecarrere, quien lo encontró en la calle y lo adoptó a mediados de 2015. Puppi, de 34 años, es editora de fotos del PRO y trabaja para Macri desde el 2011. Está en pareja con Pablo Pérez Paladino, director de Comunicación del Ministerio del Interior. La dueña de Balcarce tiene un lado polémico: en su cuenta de Twitter lanza constantemente lapidarias críticas contra el kirchnerismo y utiliza adjetivos de manera peyorativa y discriminatoria. Por ejemplo, fustiga a CFK (“está mal del pelo, ¿quién la pintó?”), a Boudou (“me genera violencia, tiene pinta de gordo carnicero sin bañarse”) y a Evo Morales (“me sacó el bolita” –sic–), entre otros. Además en un tweet se ofendió en su momento por los que se alegraban de la muerte del dictador Jorge Rafael Videla y denunció esos festejos como actos “de pobre y negro”.

Está maravillada

Susana Giménez calificó como “maravilloso” el primer mes de la gestión presidencial de Mauricio Macri. “Maravilloso. ¿Cómo lo voy a ver?”, dijo sobre el gobierno de Cambiemos al ser consultada por la prensa. Y sobre las críticas que recibió el mandatario, la conductora y actriz consideró que eran “ridículas”. Susana apoyó en todo momento la candidatura a presidente del ex jefe de Gobierno porteño. Incluso, fue la primera en recibirlo en TV tras la transmisión de mando, en un programa especial que emitió Telefe.

Las fotos que sobreviven

El rabino Bergman no parece demasiado interesado en cambiar el aspecto del Ministerio de Medio Ambiente. Por ejemplo, un amplio pasillo de entrada está decorado con grandes fotos de distintas especies de la fauna autóctona argentina. Fotos descoloridas, que dan cuenta de que están allí desde hace largo tiempo. Todas llevan la firma de Francisco Erize, el exmarido de María Julia Alsogaray. ¿Estarán allí desde los días de esplendor del menemismo? ¿Los habrá colocado María Julia, en tiempos de amor y de funcionaria?

Comentarios