Lionel Messi
Sábado 22 de Octubre de 2016

Messi y Suárez siguen afilados y rescatan triunfo para el Barcelona frente al Valencia

El rosarino marcó dos tantos, uno de penal. Sobre el final, insultó a hinchas del Valencia que le arrojaron una botella de plástico.

Lionel Messi anotó dos goles, incluyendo un penal en los descuentos, y el Barcelona remontó el marcador para ganar el sábado 3-2 en su visita al Valencia y apoderarse momentáneamente del liderato en la liga española de fútbol.
El cuadro azulgrana escaló a la cima con 19 puntos, pero podría ser rebasado el domingo hasta por el cuarto clasificado Sevilla, o el actual escolta Atlético de Madrid, que se miden entre sí.
También por el Real Madrid, rival del Athletic de Bilbao, y que acumula las mismas 18 unidades que el Atlético.

amessi2.jpg

Messi abrió la cuenta para el Barsa a los 22 minutos, pero el ex barcelonista Munir El-Haddadi ingresó de suplente e inició a los 52 la reacción del Valencia, que se puso arriba gracias a un tanto de Rodrigo Moreno a los 56.
El uruguayo Luis Suárez, que el jueves recibió el trofeo a la Bota de Oro que le acreditó como máximo goleador de las ligas europeas la pasada campaña, empató por el Barsa a los 62.
Su séptima diana del campeonato le colocó primero en la tabla de cañoneros junto a Messi, quien decantó la balanza en los descuentos al transformar un dudoso penal señalado sobre el charrúa.
Embed
El equipo de Luis Enrique sumó su segundo triunfo seguido en tres días tras golear el miércoles 4-0 al Manchester City por la Liga de Campeones, mientras que el Valencia no pudo festejar con triunfo el debut del italiano Cesare Prandelli al timón, y clasifica 15to con nueve unidades.
La tarde no empezó bien para el Barsa, que perdió por una rotura de ligamentos de rodilla a Andrés Iniesta después de que el argentino Enzo Pérez le rebañara con fiereza un balón en el mediocampo.
Pero los azulgranas lograron ponerse en ventaja con un ya clásico zurdazo de Messi desde la frontal del área, que se coló entre las piernas de Suárez -en posición antirreglamentaria- y el espacio entre el primer poste y Diego Alves.
El arquero local evitó el segundo de Messi tras asistencia del uruguayo en eléctrica transición del ex valencianista André Gomes. Por entonces, la afición ``ché'' ya había calentado motores con un centro de Joao Cancelo al que no llegó Moreno y un posterior empujón de Samuel Umtiti en el área que el árbitro no consideró punible.
Alves mantuvo al Valencia en el partido con otra buena intervención sobre Suárez, habilitado por un excelente pase con el exterior de Neymar, quien probó también una chilena, fuera por poco.
Enloquecido el choque, el equipo de Prandelli avanzó su presión y generó un mano a mano de Dani Parejo con Marc-André ter Stegen, resuelto del lado del arquero a poco del descanso.
Munir ingresó por los locales en busca de la remontada, pero antes fue el Barsa el que rozó literalmente el segundo en remate al poste de Ivan Rakitic tras parada de Alves a Neymar.
Sin embargo, la cita con el goleador despechado era ineludible, y Munir subió el empate con un zurdazo de alta escuela tras pase horizontal de Parejo, que empaló de primeras.
El canterano del Barsa no celebró el tanto, que sí festejaron con ganas Prandelli y la afición de Mestalla, esperanzada con una reacción que culminó instantes después Moreno, instintivo rematador de un pase picado por Nani a espaldas de la defensa azulgrana, dormida en la jugada.
Quien sí anduvo vivo para el Barsa fue Suárez, quien hizo honor a su apodo de pistolero con un potente zurdazo angulado después de que Alves lograra despejar un cabezazo cercano de Rakitic.
Equilibrado de nuevo el marcador, ambos equipos inhalaron aire y siguieron mostrándose ambiciosos, aunque el desgaste físico pasó factura y fue el Barsa el que acusó una mayor desorganización que casi le supuso la derrota cuando Nani se encontró solo ante Ter Stegen y priorizó la potencia sobre la puntería.
La última bala, en cambio, quedó para los descuentos con un duelo de máxima tensión entre Messi y Alves desde el punto de penal, que provocó Suárez con una liviana caída tras pase del rosarino.
Especialista en parar penas máximas, el arquero local adivinó la intención, pero no alcanzó el lanzamiento raso, escorado y ganador de Messi, quien se encaró a la grada en la celebración, después de que varios objetos lanzados por los hinchas locales cayeran sobre la piña que formaban los futbolistas azulgranas.
En partido anterior, Leo Baptistao coronó una remontada con un gol en los descuentos y el Espanyol empató 3-3 ante el Eibar.
El club "periquito'' se alejó a un punto de la zona de descenso, a la que puede caer dependiendo de los resultados del resto de la jornada, que completa su programación con los cotejos Real Sociedad-Alavés y Granada-Sporting de Gijón.

Comentarios