Lionel Messi
Miércoles 29 de Junio de 2016

Messi vino a la ciudad, se fue a descansar y hay optimismo en que revierta su decisión de renunciar

El delantero estuvo ayer en Funes y de madrugada viajó al exterior para unas vacaciones.

El nombre de Lionel Messi sigue recorriendo el mundo. Y no es para menos. Por las palabras cargadas de profundo dolor que lanzó el domingo tras la caída con Chile en la final de la Copa América Centenario anunciando, quizás apresuradamente, el retiro de la selección. Algo impensado, por cierto, teniendo en cuenta que aún tiene mucho por dar con la albiceleste. Más allá de estos dichos, desde el entorno consideran que esa determinación podría ser modificada después de meditar sus dichos. Algo que seguramente hará durante las vacaciones que disfrutará en los próximos días. No hay que descartar un posible retorno.

Ayer la Pulga se trasladó desde el predio de Ezeiza junto a su esposa, pasó por la casa de la familia del Kun Agüero en Nordelta, posó con el hermano Gastón Del Castillo y luego fue fotografiado en un peaje de la autopista en Campana, donde se lo vio con la ropa de la selección (ver página 3). Estuvo en Funes, en el country donde descansa cada vez que viene a la Argentina. Es uno de los lugares elegidos para despejarse y disfrutar junto a sus amigos, muchos de la infancia. Esta vez sólo lo hizo por algunas horas. Sólo fue un paso fugaz para después por la noche emprender viaje desde el Aeropuerto de Fisherton hacia un destino no develado por obvias razones en búsqueda de tranquilidad. De ponerle un freno a toda la ansiedad y angustia acumulada después de la desazón que significó para él —como para el resto— no alcanzar la gloria. "Son cuatro finales las que me toca perder, tres seguidas, la verdad que es una mala racha que se me da, pero ya está, es mi decisión. Se terminó para mí la selección", tiró de manera apresurada el domingo y sorprendió al mundo.

Embed

Messi es una de las personas más ricas del mundo. Es una de las personalidades más reconocidas en el planeta. Todo lo que toca lo convierte en oro. Es argentino, lo que debe ser un lujo para nuestro país. Pudo vestir otra camiseta, la de la selección española, pero eligió la celeste y blanca. Siempre dio el presente, tanto en partidos de enorme trascendencia como amistosos insignificantes. Desandó miles de kilómetros sin importarle nada. Disfruta, vive y sufre por Argentina. Se lo critica si no canta el himno. O porque no gana finales. Algo que es cierto, pero sólo con la camiseta nacional. En Barcelona consiguió todo lo que quiso batiendo todos los récord posibles.

La gente es exigente. Sólo sirve ganar o ganar. Es verdad dentro de nuestra idiosincrasia. Perder es doloroso, tal vez algo traumático. Pero tampoco como para tirar todo por la borda. Y que Messi optara por dejar la selección. Tampoco hay que ir al extremo.

Por eso el mundo del fútbol —y de otros ámbitos— se unió. "Lío no te vayas", fue la frase más utilizada en las redes sociales y hasta se organizó un banderazo para el sábado en el Monumento, en el Obelisco y en diferentes plazas del país para pedir que cambie su decisión.

La Pulga llegó en silencio al país, ayer arribó a la ciudad para realizar algunos trámites personales y se fue de vacaciones. No habló ni lo hará más allá de las decenas de invitaciones que recibió para hablar del tema. Sólo descansará junto a su familia y después seguramente volverá a hablar sobre la cuestión después de analizar lo que hará en la selección. Las muestras de cariño que viene recibiendo impactaron en su corazón y sorprendieron, por eso desde su entorno no descartan que pueda modificar su postura. ¿Vuelve?

Comentarios