Edición Impresa
Jueves 28 de Mayo de 2015

Messi sigue de compras

Lio Messi, el astro rosarino del fútbol, habría comprado en los últimos días un campo de 6.800 hectáreas en la localidad correntina de San Carlos, a 40 kilómetros de Posadas.

Lio Messi, el astro rosarino del fútbol, habría comprado en los últimos días un campo de 6.800 hectáreas en la localidad correntina de San Carlos, a 40 kilómetros de Posadas. Según informó el portal La Política Online, el monto de la operación fue de 20 millones de dólares. El campo es una importante estancia, llamada Rincón Chico, propiedad de un empresario español que, a su vez, la había adquirido en 2003 a un prestigioso médico argentino. No es la primera vez que se conocen compras de tierras en el país por parte del mejor futbolista del mundo que, sin dudas, es auspicioso que invierta en la Argentina. Mientras siga jugando y haciendo goles como hasta ahora, seguramente vendrán más compras. ¡Se lo merece!

Sanz: extraña publicidad

El precandidato presidencial de la UCR, Ernesto Sanz, lanzó en Youtube un spot de campaña poco usual, en el que reflexiona sobre las razones para dedicarse a la política con todos los sinsabores. Sanz comenta que el político se le “va la vida en este trabajo”, que “la familia lo sabe y lo cuestiona”, y menciona “la exposición constante” y “la critica despiadada”. Dice que “los políticos nos medimos en votos, en kilómetros y en llamadas. Nos medimos en apretones de manos y en fotos”, revela el líder de la UCR. Finalmente, con la imagen en pantalla de sus aliados Mauricio Macri y Elisa Carrió, reflexiona: “Encontrarnos y trabajar juntos es poner a funcionar la misma incertidumbre sobre si acertaremos o no”. Pero aclara que eso de todas formas es necesario, porque los políticos “mal o bien” se entienden “como se deben entender los jugadores de fútbol en una cancha o los médicos en un  quirófano”.

Luly no es  un buen modelo

Mientras se trate de amoríos con economistas y políticos y los difunda por los medios está todo muy bien, es parte de la farándula. Pero cuando Luly Salazar comienza a mostrar en público su delgadez, aparentemente de sólo 43 kilos, y la justifica con que su padre era muy flaquito, la cosa adquiere otra relevancia. En su última exposición pública en un programa de TV se la vio extremadamente delgada, casi deformada, con un cuerpo con prominencias sólo en las zonas erógenas. No es el mejor ejemplo para las jóvenes.

Comentarios