Selección argentina
Viernes 02 de Septiembre de 2016

Messi nunca se fue y tuvo un "regreso" de Diez

Messi nunca se fue y brindó una actuación superlativa en Mendoza para el triunfo ante Uruguay y la punta en las eliminatorias

Messi nunca se fue y brindó una actuación superlativa en Mendoza para el triunfo ante Uruguay y la punta en las eliminatorias

Le tocará a él decir qué fibra íntima le tocó Bauza para decidir volver a la selección sin haberse ido nunca. Pero como Ovación tituló el día que dio el "sí" ("El primer triunfo del Patón"), esa decisión a contramano de lo que había sentenciado tras la nueva final perdida de la Copa América, fue la gran clave para este revivir del equipo de todos. El nuevo compromiso de Lionel Messi no sólo se reflejó en aquel comunicado esperado sino que tuvo correlato anoche con una actuación superlativa del mejor del mundo. En fútbol y en actitud. En talento y esfuerzo físico. Y que coronó con un gol, con ayuda es cierto, que sirvió para una victoria necesaria desde todo punto de vista para este maltrecho fútbol argentino. De paso, como yapa, despojó a Uruguay de la cima de la eliminatoria, sin olvidar además que lo hizo jugando todo el segundo tiempo con uno menos por la inocente expulsión de Paulo Dybala.

Fue Messi, el que rescató Bauza, el que produjo esta resurrección que no debió llamarse así, porque no es fracaso jugar tres finales seguidas y perderlas. Porque las pidió todas y encaró hacia adelante como siempre. Porque corrió, protestó y hasta pegó, como nunca. El fue la bandera que el momento requería, contagió al resto y encontró, cómo no, en Javier Mascherano, otro de los cuestionados por los resultadistas a ultranza, el mismo temple, determinación y juego para hacer la misma tarea desde atrás.

Messi hizo amonestar a Fucile, a Giménez y a Corujo, volvió locos a sus marcadores con sus arranques y quiebres de cintura, y en el primer tiempo en igualdad de condiciones hasta se sacrificó para cubrir la banda derecha. Metió pases extraordinarios. A los 40' encontró la pierna salvadora de Giménez cuando el mismo Pratto le bajó la pelota y dos minutos después, esta vez esa misma pierna lo ayudó a desviarle su zurdazo al gol. Gol que gritó con toda la furia, como nunca, como si se hubiera sacado un primer peso de encima.

Enseguida llegó la segunda amarilla a Dybala (falta fuerte a Corujo y antes plancha a Carlos Sánchez) y el final del primer tiempo donde emergió la otra cara de su carácter. Se le fue encima al árbitro Julio Bascuñan y le protestó con energía. Y, casualidad o no, al comienzo del complemento ganó algunas faltas que no fueron tales.

Antes de irse a jugar definitivamente de 9, cuando Bauza puso a Alario por Pratto, casi convierte el segundo en un tiro libre desde demasiado lejos y esquinado que Muslera sacó con esfuerzo al córner. Y ya con el dibujo 4-4-1, fue el primer defensor argentino, como le gusta al Patón. Un rato antes, le entró duro a Godín. Sí, el reino del revés.

La última imagen, antes de la patada tremenda de Ramírez, fue la de los dos hinchas que corrieron tres cuartos de cancha para ir a abrazarlo, a los cuales dejó, aunque el último que le besó los pies se resbaló y le pegó en la cara con el envión. Ese gesto de tolerancia hizo explotar el Malvinas con su nombre y mucho más después de que Romero se quedara con el empate de Rolán y el juez pitara por última vez. Volvió Messi, ganó Argentina, con gol suyo, en el inicio del ciclo del Patón.

Pulga en duda

Messi es duda para el martes ante Venezuela. "No lo vamos a arriesgar.Tiene una pubialgia y hay que esperar", dijo Bauza. Y Lionel manifestó: "Me duele mucho, pero quiero estar". ¿Jugará?

Barsa lo quiere "de por vida"

Barcelona le ofrecerá en las próximas horas un "contrato de por vida" al astro Lionel Messi, con la intención de que el rosarino permanezca en la entidad catalana hasta su retiro. ¿Será por el interés de Newell's de sumarlo?

Comentarios