Selección argentina
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Messi salvó a Bauza y le dio un respaldo vital al DT

El crack rosarino jugó un partidazo y fue el autor intelectual de la paliza 3 a 0 a Colombia. La Pulga hizo un golazo y le dio un respaldo vital a la cuestionada gestión del Patón.

Messi es un fenómeno. Es un extraterrestre con la pelota. Es un futbolista extraordinario, genial, magnífico y fuera de serie. Todos adjetivos que reafirmó con abrumadora suficiencia anoche en San Juan. Porque jugó como lo que es: el mejor jugador del mundo. Y lo más valioso es que, por si algún trasnochado lo dudaba, ayer dio otra muestra de compromiso con la causa de la selección argentina. Con su causa personal, que es defender a la camiseta que ama jugando fútbol, con gambetas, tacos, pases y un golazo sensacional. Sin margen de dudas, la Pulga rosarina le salvó el pellejo al técnico Edgardo Bauza, quien estaba en la cuerda floja. Tuvo una actuación memorable, de ensueño y, por sobre todas las cosas, avisó que se muere de ganas por ir al Mundial de Rusia.

Ahora, Argentina ya está en puesto de repechaje. Messi está más vivo que nunca. El aire de la cálida atmósfera sanjuanina destilaba nervios hacia los cuatro puntos cardinales del estadio del Bicentenario a medida que se iba acercando el horario del partido. La expectativa era abrumadora y la duda pasaba por saber si los jugadores argentinos podrían focalizarse en la pelota y dejar las urgencias y las dudas en el vestuario. Y lo hicieron a la perfección, a partir de un Messi que guió a sus compañeros como un carismático religioso hace con sus fieles. La Pulga se hizo cargo de la pelota y demostró cuál era el sendero hacia la salvación. Y la tropa se alistó detrás del Messías.

No hubo mensajes distorsionados. El grupo bancó al Patón sin fisuras, entregando una gran versión futbolística y con el corazón como respaldo cuando había que correr y meter. Golazo de Leo de tiro libre en el arranque del juego, ubicando la pelota debajo del travesaño. Luego, un centro maravilloso de la Pulga para la entrada goleadora de Lucas Pratto, que clavó de cabeza el segundo. El Oso Pratto por todo lo que entregó en el partido ocupó el segundo escalón del podio detrás del diez, incluso fue ovacionado cuando fue reemplazado en el complemento. Bauza observó todo el partido de pie junto a la línea de cal. No paró de dar indicaciones y él mismo sabía en su fuero íntimo que una derrota lo dejaba con una mano atrás y otra adelante respecto a su continuidad. Por eso en el segundo tiempo cuando llegó el tercer gol de Di María la felicidad y la relajación invadieron a toda la tropa albiceleste. La faena estaba consumada, con una gran exhibición de fútbol y con la garra necesaria para minimizar el poderío de un rival que pintaba como un león y termino siendo un gatito doméstico. El final encontró a los jugadores argentinos repletos de felicidad, fundidos en un racimo de abrazos en el círculo central. Con la tranquilidad del deber cumplido y con la sensación de haber desactivado, de la mano de Messi, un explosivo que ante un resultado negativo hubiese disparado esquirlas a diestra y siniestra. Argentina está viva, no será fácil el camino a Rusia, pero ahora al menos volvió a subirse a la ruta tras haber estado varios partidos varado en la banquina y sin respuestas anímicas ni futbolísticas. Messi salió de la cancha con los brazos en alto, saludando a la gente que lo ovacionaba como a un Dios. Es que ayer la Pulga ratificó las credenciales de mejor del mundo. Jugó un partidazo y sin ninguna duda le salvó el pellejo al Patón Bauza.

La selección quedó en el repechaje

El triunfo contra Colombia fue vital para oxigenar el ciclo de Bauza y también sirvió para llegar con confianza al partido en marzo contra Chile. Es que Argentina, con los resultados de anoche, quedó en la posición de repechaje y a un punto justo de Chile.

Comentarios