La ciudad
Martes 15 de Noviembre de 2016

Mensualmente se denuncian unos 33 casos de desapariciones de chicos

Es en el Gran Rosario y la mayoría son localizados. Ayer se conoció el de una adolescente que dijo que se iba a un búnker. Apareció al mediodía.

En lo que va del año, el registro provincial de información de niños, niñas y adolescentes desaparecidos recibió 337 denuncias de las localidades del departamento Rosario. Un promedio de 33 casos por mes que, en su mayoría, son rápidamente localizados o regresan voluntariamente a su hogar. De acuerdo a la experiencia de los operadores encargados de realizar las búsquedas, apenas el 2 por ciento de los casos que se reciben están relacionados con delitos como la trata o la explotación.

Las estadísticas de la oficina local de la Secretaría de Derechos Humanos se conocieron ayer, cuando se confirmó la aparición de una niña de 15 años que vecinos y familiares supusieron víctima del narcotráfico. La adolescente había hablado con su mamá por última vez el viernes por la noche. Al día siguiente, la mujer encontró una nota en la habitación de su hija.

"Te quiero contar que entré en eso y ya no puedo salir. Perdón", decía el escrito que sembró el alerta en un barrio de la zona sur de la ciudad. Además del mensaje, la joven había dejado sus documentos y su teléfono celular.

Sus familiares denunciaron la desaparición de la chica en la comisaría 11ª el fin de semana.

El sábado, el caso ingresó al registro provincial que se mantiene bajo la órbita de Derechos Humanos y se puso en marcha el protocolo de búsqueda, que concluyó ayer al mediodía cuando la joven se presentó con su mamá en la comisaría 15ª.

Según información aportada por voceros del Ministerio Público de la Acusación, la menor se encontraba en buen estado de salud.

La adolescente contó que se había ido a la casa de una amiga después de una pelea familiar y que había decidido volver por sus propios medios.

Como la menor ya tenía un antecedente de fuga de hogar, se dio intervención en el caso a la Dirección de Niñez de la provincia.

En fuga. La nota dejada por la joven de 15 años se viralizó en las redes sociales y ayer los medios de comunicación se hicieron eco del caso. Mientras se desarrollaba la búsqueda, los operadores del registro provincial aseguraban que no existían "elementos certeros que pudieran dar cuenta que la menor pudiera ser víctima de un delito", de todas formas advertían que no se descartaba ninguna hipótesis.

"Son muchas las denuncias de menores que se reciben. La inmensa mayoría son por fugas de hogar", señalaban.

De acuerdo a las estadísticas de la oficina local, en lo que va del año ingresaron al registro 337 situaciones de menores que faltaban de su casa. La mayoría vivía junto a su familia en la ciudad de Rosario.

Y el 98 por ciento de las situaciones se resolvió a partir del protocolo de búsqueda habitual, que incluye entrevistas con familiares, búsquedas relacionadas con el perfil de Facebook y contactos con los profesionales del centro de salud donde se atienden los menores o docentes de la escuela a la que concurren.

Un informe de la Oficina de Investigación de Paraderos del Ministerio Público de la Acusación, sobre los casos abordados en el primer semestre del año, ofrece la misma conclusión. Sobre 276 denuncias, 272 denuncias (98,6 por ciento) fueron cerradas con los menores localizados o que regresaron voluntariamente a su lugar de origen y sin ser víctimas de ningún tipo de delito.

Actuar con velocidad

Adriana Abaca es integrante de Madres Solidarias, una organización no gubernamental que brinda asistencia a familiares de personas con problemas de adicción. Y fue también una de las personas que acompañó la búsqueda de la joven de 15 años que desapareció el fin de semana de su casa de zona sur.

"Sea por una travesura o porque son víctimas de delitos, lo importante es que las denuncias de desaparición de menores se tomen a tiempo", advirtió la mujer.

Abaca recordó que las primeras horas en las que se registra la ausencia de un menor resultan claves para la investigación.

"Aún así, muchas veces en las comisarías presentan reparos para tomar la denuncia. Hay una cultura social e institucional que lleva a no atender estos casos, comúnmente se piensa o se dice que están con un noviecito por ahí. Pero sabemos que, por ley, están obligados a tomar la denuncia, y además cuanto más rápido se intervenga mejor", destacó la mujer.

Comentarios