Edición Impresa
Jueves 18 de Agosto de 2011

Mensajes que piden más atención a la infancia

El proyecto “Una flor por nuestros derechos” tuvo un capítulo más cuando los chicos, en un ensayo de la iniciativa, salieron por el barrio a golpear puertas y repartir flores y mensajes.

Algunos con sorpresas, otros más decididos aceptaron el intercambio de los chicos. Una fue la peluquera del barrio, otro un mecánico en su taller a quien no le importó extender su mano en medio del trabajo y aceptar un clavel de parte de los alumnos de la Escuela 115. Tampoco faltaron los que no se animaron a abrir la puerta de la casa, los que prefirieron seguir de largo y hasta los que se atajaron diciendo “No tengo plata”, pensando que les iban a vender algo.

La iniciativa tiene una gran carga simbólica, de alguna manera pretende hacer público qué piensan los chicos y chicas sobre los derechos del niño. Qué dicen y piden cuando hablan de sus familias, escuelas, gobernantes y de lo que pasa en el mundo.

Algunas reflexiones

  • “Yo tengo una educación y maestros que me enseñan. Sería lindo que todos podamos estudiar, sin excepción. No pasa con mis maestros, pero a veces hay señoritas que no quieren enseñar a niños con dificultades y eso no es justo. Por eso dejemos de lado las apariencias y diferencias, y tratemos de que todos tengan una educación digna”. Ailén
  • “Las personas que tienen mucho dinero, en vez de gastar todos los días en el casino y apostar, deberían colaborar un poco para que todos los niños lleven una vida mejor, y que no realicen trabajos duros. Si ayudamos todos juntos es posible darles un techo donde dormir, de comer, una identidad”. Niselly
  • “Los chicos tienen leyes que hay que cumplirlas, por eso cada niño tiene que tener educación y ayuda de los gobiernos. Haremos un país mejor”. Santiago
  • “Al mundo hay que pedirle que sea más generoso, que ayuden a los niños. También tenemos derecho a vivir en una ciudad limpia, a jugar en las plazas y los parques, que no estén sucios con caca de perro o con orina”. Leilén
  • “Dejemos que los chicos jueguen y que no trabajen. Hay que darles de comer y que todos los chicos de la calle sean felices”. Fabián
  • “Lo que pienso es que sólo porque un niño sea pobre o tenga alguna discapacidad no hay que discriminarlo, porque todos tenemos el mismo corazón, lo único que podemos tener de diferente es lo que pensamos”. Nazaria
  • “Para mí es injusto que algunas escuelas no acepten chicos con capacidades diferentes, son personas como nosotros, y sienten como nosotros. Necesitan aprender y hacer lo que les guste”. Mariana

Comentarios