Información Gral
Martes 15 de Noviembre de 2016

Mendoza probará la pulsera electrónica

En un operativo conjunto con la Nación, el gobierno de la provincia de Mendoza presentó ayer 20 pulseras electrónicas para prevenir casos de violencia de género y poner en marcha un operativo piloto que podrá ser imitado por otros distritos.

En un operativo conjunto con la Nación, el gobierno de la provincia de Mendoza presentó ayer 20 pulseras electrónicas para prevenir casos de violencia de género y poner en marcha un operativo piloto que podrá ser imitado por otros distritos. Por lo pronto, Capital Federal, Salta y Chubut son otras jurisdicciones que comenzaron a implementarlo.

La pulsera electrónica se trata de un dispositivo "dual", que sirve para controlar si una persona denunciada rompe la barrera perimetral dispuesta por la Justicia. Una parte del dispositivo la lleva la víctima y la otra, el victimario: el sistema detecta cuando el agresor viola el perímetro de restricción y alerta a la policía. A diferencia del botón antipánico, la víctima no carga con la tarea de dar el aviso.

El plan tuvo éxito en países como España, donde fue aplicado hace más de cinco años, y en Uruguay, donde existe desde hace casi dos años. Busca ser un método de prevención, que sólo podrá ser efectivo si existe una denuncia previa.

El de Mendoza, por ahora, es un operativo piloto. El servicio se estima que tiene un costo de 20 dólares por día (300 pesos aproximadamente). En la próxima etapa se determinará si se incorpora definitivamente al sistema de seguridad y en el caso de que sea viable se decidirá la cantidad de aparatos y en qué casos se aplicará.

"Estos dispositivos de geolocalización están pensados para mejorar el control de las medidas cautelares. Una herramienta más para hacer más efectivos la persecución y la sanción de este delito que se da en los contextos de las relaciones interpersonales y que tantas vidas costó en Argentina", explicó la subsecretaria de Acceso a la Justicia del gobierno Nacional, Fernanda Rodríguez.

Desde los ministerios de Justicia, que conduce Germán Garavano, y Seguridad, que comanda Patricia Bullrich, insisten en que el paso fundamental es hacer la denuncia ante la primera agresión. En muchos casos, a pesar de que exista una denuncia por violencia de género, el agresor vuelve a tener contacto con la víctima. Sin ir más lejos, el prefecto que asesinó a sus dos ex parejas en Paraná el fin de semana pasado ya había sido denunciado.

El acto se llevó a cabo en la Casa de Gobierno de Mendoza.

Comentarios