Educación
Sábado 12 de Noviembre de 2016

Memorias en presente y un rescate colectivo

Investigadoras rosarinas y pobladores del norte provincial indagan y dan vigencia a las huellas que dejó La Forestal.

"Nuestro proyecto consiste en investigar e identificar el patrimonio tangible e intangible de los pueblos forestales de Villa Guillermina, La Gallareta, Tartagal y Villa Ana, a partir de una construcción colectiva de nuestro equipo y esas comunidades", indica Cristina Pasquali, antropóloga con orientación en arqueología. Esa tarea se articula con el difundir y preservar el patrimonio del territorio.

La investigadora coordina la propuesta "Lugares, memorias e identidades de pueblos forestales de la provincia de Santa Fe". El trabajo fue seleccionado y recibió una beca del Fondo Nacional de las Artes, en el rubro Patrimonio y Artesanías, el martes último.

El equipo está integrado por Lara Ferré, estudiante avanzada de antropología, y Paola Milicic, de arquitectura. Colaboran Georgina Coletto, licenciada en economía; Rolando Maggi, museo ferroviario; Pedro Daniel Sánchez de la biblioteca Tanino y la profesora Fabiana Faisal, de La Gallareta.

"Con algunos miembros del grupo —dice la antropóloga— nos conocíamos desde el proyecto de recuperación del Fuerte Sancti Spiritus (1527-1529), en 2012.

El trabajo parte del Centro de Estudios de Arqueología Histórica de la Facultad de Humanidades de la UNR, En 2014 el Ministerio de Innovación entregó la concesión de área para la investigación, lo cual significa un aval o permiso, pero no un financiamiento.

Las actividades de las investigadoras, desde 2014, apuntan a documentarse y estudiar a esos pueblos, la actividad industrial de obrajes, fábricas, ferrocarriles y puertos. Con le rescate y revalorización de esa historia, también se promueve el turismo y la integración regional. Y advierte Cristina: "El proyecto te interpela porque hay pasado y presente, van tres años de investigación y no teníamos financiamiento".

Búsqueda colectiva

 "Es una tarea participativa, cuando fuimos por primera vez les pedimos que cuenten su historia, se dieron cuenta que no íbamos a dar cátedra, sino a establecer un vínculo. Como es caro viajar: en La Gallareta dormíamos en colchones, en el piso de la biblioteca. Eso nos gusta porque es una forma de vivir en el lugar, lograr la confianza del vecino. Al hacer una entrevista con quien ya conocemos se logra una mayor profundidad", indica Cristina, egresada de la Escuela de Antropología de la Facultad de Humanidades, UNR.

Este fin de semana, las investigadoras regresan a Villa Guillermina para realizar una jornada abierta. Lara señala que se trata de "una actividad con los vecinos, en la que se parte de mirar planos del lugar y en forma individual marcan sitios que crean representativos del pueblo. Luego, en grupos de jóvenes y adultos trabajan sobre ejes del pueblo, como la chimenea que era de la empresa forestal. Por último, salimos con cámaras fotográficas para registrar todo lo apuntado, incluso a los mismos miembros de los grupos".

Cristina, agrega que "los planos, afiches y fotos se utilizan para indagar memorias, identidades e historias. Vamos y venimos del presente al pasado. En un mismo día de campaña nos fascina el encontrar ladrillos refractarios de la fábrica, y también hablamos con un vecino aquellos días".

Paola, desde su lugar de estudiante de arquitectura, también había trabajado en la investigación en el fuerte Sancti Spiritus, y en un taller en Gaboto. "Al excavar en el fuerte me llamó la atención las dificultad que tenían al volcar la información en un plano".

Paola agrega que "desde la arquitectura se investiga las viviendas de gerentes, y las de los empleados, para recuperar parte el pasado".

Confianza y participación

En tanto, Lara explica que "en un año fuimos cinco veces al región, hicimos campañas, talleres en colegios, jornadas con vecinos. Les choca que caiga alguno a contarles la historia de ellos, pero nosotros con lo que avanzamos en la investigación, llevamos material para compartir y no nos quedamos con el material histórico que conseguimos, compartimos fotos, documentos y demás elementos de la investigación. Se generan lazos porque se recuperan historias familiares".

Pero advierte: "Algunos colegas miran mal que incorporemos esos testimonios que escuchamos. Es una investigación antropológica y arqueológica, pero también tomamos con mucho respeto la opinión de la gente, si ellos dicen que se vivía mejor en épocas de La Forestal, a pesar de nuestros preconceptos esa mirada es incorporada en el trabajo y en las presentaciones que hacemos en referencia a ese pasado", afirma Lara.

"En épocas de La Forestal, La Gallareta tenía siete mil habitantes, hoy son tres mil", indica Lara, en referencia a la localidad del departamento Vera, a 259 kilómetros al norte de la capital provincial. "Es uno de los pueblos que surgen por el desarrollo de empresas que levantan escuela, casas e iglesia".

"Para muchos, el presente es la chimenea rota y la falta de trabajo. Del futuro no se ve nada, muchos piensan que se deben ir de su pueblo, porque no hay posibilidades. Los chicos no se sienten identificados con el presente, porque todo parece relacionado al pasado".

Pero, relata: "En el taller de la secundaria hacemos juego de roles, alumnos que protagonizan al presidente comunal, a los chinos que invertían en biomasa, abogados, periodistas y todos discutían. El presidente comunal decía que esto iba a traer trabajo, otros decían que llegaría plata, pero los dejaban sin monte. Invitamos al jefe comunal, pero no vino".

Ausencia del Estado

"Se fueron muchas empresas, decían que se terminaban los quebrachos, pero el problema eran las leyes laboras e impuestos que debían pagar, les convenía explotar en Africa", dice la antropóloga.

Admite que "era una empresa capitalista, pero la gente valoraba el tener luz, cloacas y agua corriente, hoy algo casi impensable.

"Muchos políticos tomaban whisky con los ingleses y algunos hoy no se interesan en la investigaciones porque están flojos de papeles, ya que la forestal donaba tierras". Pero, "en La Forestal, además de la huelga por mejoras, también hay una comunidad, con varios pueblos y pobladores con los que realizamos esta construcción colectiva".

territorio.jpg
Trabajos en el territorio y articulación con el hoy.
Trabajos en el territorio y articulación con el hoy.


Registros de una historia recortada

"Trabajamos cultura material, enterrada o no. Nos gusta actuar en el territorio y su vínculo con un momento histórico", dice Cristina Pasquali. "El excavar se halla un elemento, entonces el dato se construye e interpreta. La mayoría de la arqueología argentina sólo describe.

"En La Forestal no excavamos, hay una chimenea de 50 metros de alto, y trabajamos el pasado y el presente", remarca

Remarca que los registros detallan la historia laboral de los obreros, desde su ingreso a la firma, traslados, ascensos o despidos. También se observa que hay trabajadoras y cómo en las gerencias, los puestos que era al principio ocupados por alemanes, franceses e ingleses, luego llegan argentinos. En tanto, en los registros escolares se ve la presencia de hijos de inmigrantes y también muchos correntinos.

Censos sin hacheros

"En la composición social de la forestal hay muchos correntinos, paraguayos, formoseños y comunidades no visibilizadas, pero registradas en investigaciones, se las nombran, fotocopian y registran".

Lara remarca que "en los censos no aparecen los hacheros, quienes eran de pueblos originarios, porque conocían el monte y tenían resistencia a la temperatura y trabajo.

Comentarios