mas
Domingo 11 de Septiembre de 2016

Memoria en construcción

Una página en Facebook comparte fotos sobre Rosario datadas desde fines del siglo XIX hasta

Cuando era chico, entre los 10 y 12 años, esperaba con cierta ansiedad la llegada de La Capital para fijarse entre sus páginas gigantes, las llamadas sábana, cuál sería la noticia o publicidad de antaño que esta vez traería la sección "Rosario en el recuerdo". La vida siguió su curso y estudió historia. En algún momento se interesó por el trabajo de Georges Duby sobre historia de la vida privada. Un docente de él, Eduardo Hourcade (fallecido hace poco), lo acercó a esa visión de los hechos cotidianos y fue una participación suya en un libro a través de dos fotografías lo que hizo que Fernando Cesaretti reparara en el poder de las imágenes para contar historias. Para contar la historia. Su página en Facebook llamada, justamente, Rosario en el recuerdo reúne más de 25 mil seguidores y fotografías allí publicadas llegaron a tener más de 100 mil adhesiones. Las imágenes que Fernando publica dan cuenta de una ciudad, Rosario, sobre la que aún pueden sospecharse algunas huellas.

Más de mil imágenes, "en realidad nunca las conté", dice Cesaretti, componen su colección. Bueno, eso de "su" es relativo porque una de las claves es la posibilidad de compartir. De compartir, quizá, la memoria. Casi un tercio de las imágenes que recibe son enviadas por quienes se acercan a Rosario en el recuerdo. Algunas no llegan a publicarse porque no reúnen las condiciones técnicas, pero el ir y venir de fotografías es una tarea que Fernando encara a diario.

La primera fotografía que publicó tiene como protagonista a la Iglesia Perpetuo Socorro, ubicada en avenida Alberdi al 500. "Nunca pensé que iba a tener tanta repercusión. Es una imagen simple. Sin embargo, parece que había muchos que necesitaban hablar sobre ella", sonríe Fernando en diálogo con Más, aún sorprendido y sin buscar ya más posibles respuestas. Más de mil personas indicaron que les gustó la imagen y más de un centenar comentó al respecto.

rosario4.jpg
Primera. La Iglesia del Perpetuo Socorro, avenida Alberdi y French (1935).
Primera. La Iglesia del Perpetuo Socorro, avenida Alberdi y French (1935).

"«La» Perpetuo Socorro en la esquina de avenida Alberdi con doble vía tranviaria en el centro de su empedrado grueso, y calle French aún de tierra. El carro junto al cordón, un alto poste arbolado de hilos eléctricos y telefónicos junto al quiosco con propaganda de cigarrillos 43, completan esta postal de Arroyito un día cualquiera de 1935", dice el epígrafe de la foto. Y sin querer guía los comentarios, que van desde recuerdos por haber cumplido con algún ritual en la iglesia, casamiento, comunión, bautismo, a inquietudes en torno a la calle de tierra y los postes de teléfono y la preocupación por el quiosco que ya no está.

Y esa es una de las claves de la página, ese juego entre el epígrafe, la imagen y el recuerdo.

"Hay imágenes que vienen con referencia, yo pido a quienes me pasan fotos la mayor cantidad de información pero no siempre es posible conseguirla. A la vez, trato de realizar una pequeña investigación para poder referir la fotografía, ya sea sobre el material que me envían o las que busco yo en particular", explica Fernando, quien no tiene dudas de que ese "juego" nunca termina.

rosario1.jpg
Obreros. Un grupo de trabajadores de la División Vías Navegables (1950).
Obreros. Un grupo de trabajadores de la División Vías Navegables (1950).

El rito

Recorrer Rosario en el recuerdo cumple con un rito, de manera virtual. Mirar álbumes. Quienes participan de la cultura del papel, saben de qué va la cosa. Quienes no, descubren una actividad que obliga a la mirada y los sentimientos. La operación lleva al visitante de la página a ubicarse en una especie de limbo, hasta que el tiempo indica que hay que detenerse. Mirar fotos era y es una práctica cultural encantadora, porque hay algo de la imagen que encanta, y más aún cuando el tiempo que exhibe antecede con creces al presente. Esa foto hace perenne el momento, el acontecimiento, a sus protagonistas, provoca, seguramente, un relato.

"Las fotos antiguas tienen cierto glamour", opina Fernando, "más si son blanco y negro", opción que él elige sobre el material que publica. "Es una decisión estética", confiesa, sin más vueltas. Admite, además, la cuestión de la nostalgia. Nostalgia por aquello que en algún momento se vivió pero más aún "nostalgia por lo que no se vivió", dice.

Cuando ideó la página quizá pensó en aquel momento en el cual buscaba la sección de La Capital para ver noticas o publicidades de otro tiempo, pero además buscó interesar a adolescentes y jóvenes, quizá pensándose a sí mismo como cuando esperaba la llegada del diario. Hoy sabe que los usuarios de su página son, en su mayoría, gente de mediana edad.

Las imágenes están organizadas en álbumes. "El pasado en situación de calle" ofrece un conjunto de imágenes datadas a finales del siglo XIX y que muestran entre otras escenas la inauguración del puerto, una calle San Martín (por entonces llamada Puerto) con casi más actividad que Córdoba, un flamante túnel Celedonio Escalada, el Mercado Central de San Martín y San Luis, la inauguración del Palomar en 1937 y, más cercana en el tiempo, una foto de dos jóvenes mujeres, una de ellas con minifalda, cruzando calle Córdoba en su intersección con Presidente Roca, entre otras.

rosario5.jpg
Vida cotidiana. Los novios y sus regalos de casamiento (1960).
Vida cotidiana. Los novios y sus regalos de casamiento (1960).

Carlos Gardel cantando en LT8 en junio de 1930 integra el conjunto de imágenes que componen el álbum "Un Rosario de fantasía". Allí están también Alberto Olmedo en los estudios de Canal 5 en 1970; Pirincho Canaro, su orquesta típica y el cantor Ernesto Famá, actuando en LT8 en 1930; Oscar Alemán y sus músicos de la orquesta de jazz en la década de 1940 en el Club Deportivo y Social Sportsmen Unidos de calle 1º de Mayo entre Riobamba y Cerrito, y la alfombra mágica o tobogán gigante del parque Independencia en los 70, entre tantas otras.

"Detrás está la gente..." es quizá el álbum más atractivo. Son fotografías que invitan a descubrir lo que ocurría entonces y construir relatos seguramente inacabados. Una tarde en el Prado Asturiano, chicos en la sala de lectura de la Biblioteca Vigil, bicicletas acuáticas en el Laguito del parque Independencia, los marineros del Graf Spee y sus historias en Rosario (ver página 12), publicidades de pastillas Meterete en una cancha de fútbol, el público en la inauguración del Monumento a la Bandera. Componen este álbum 126 fotos.

"Mister Ross estaba loco" y "Ciudad ferruca" dan cuenta de otra pasión del administrador de la página: los tranvías y trenes. Como en casi todos los álbumes puede verse aquí una imagen de Joaquín Chiavazza donde se ve la convivencia del tranvía, con autos y motos; pero también hay obreros tendiendo las vías de estos vehículos en 1906, en Presidente Roca y Wheelwright; un tramway a caballo frente a la estación del Ferrocarril Rosario Norte; una impresionante imagen de la estación Central Córdoba de 1903, edificio que sufrió notables modificaciones en 1926 tras un incendio, y la prolongación de calle Corrientes tomada desde Wheelwright, en 1898, con portón y garita. Estos álbumes son claramente documentales de dos medios de transporte que fueron casi borrados en la ciudad, y que desde hace tiempo forman parte de promesas de restitución en la ciudad.

El pasado obrero de Rosario aparece en las fotos de "Rosa crispada, siderúrgica y obrera": la sala de máquinas y los trabajadores de la Cervecería Schlau, la Refinería de Azúcar, trabajo infantil en una cigarrería (imagen de la colección de los hermanos Pusso); un festejo de trabajadores de la Fábrica de Básculas y Balanzas Bianchi en los 50 y la asamblea constitutiva de la Federación Gráfica de Rosario en 1940. Y siguen...

"El pasado desde las alturas" es el álbum que muestra a la ciudad a través de imágenes tomadas desde "aviones, globos aerostáticos, edificios altos, lugares donde se captó la cambiante ciudad con la perspectiva de la mirada abarcante", dice Cesaretti. Justamente una de las últimas fotos publicadas pertenece a este conjunto y los comentarios llamaron la atención del administrador de la página. Dice el epígrafe: "En esta imagen de 1938 vemos en proceso acelerado de construcción un edificio que, ubicado en la ochava NO de calle Córdoba y bulevar Oroño, se convertirá en uno de los íconos arquitectónicos de Rosario, constituyendo un verdadero hito urbano tanto por su estratégica posición geográfica como por su resolución formal. Creado dentro de los parámetros del movimiento racionalista moderno por el estudio de Ermete de Lorenzi, Julio Otaola y Aníbal Rocca, y construido por la firma Biasutto y Fuentes, La Comercial de Rosario sigue mostrando pese al paso del tiempo su imponencia estética como testimonio de la pujanza económica aplicada en su momento a crear una gran ciudad por la entonces dinámica burguesía rosarina". Lo que el epígrafe no citaba fue, en cambio, lo que atrajo más miradas en la página. En la esquina de enfrente del edificio en construcción aparece una, ahora antigua, estación de servicios. Y muchos comentarios apuntaron a esa edificación.

Los comercios de la ciudad están contenidos en "Los dominios de Mercurio...". La tienda La Favorita de entonces, una fábrica de carruajes y carrocerías, una histórica foto de la librería Aries, un almacén de barrio, el primer autoservicio. La ciudad y sus negocios.

"Rosarinada, aborígenes nativos o por agregación", incluye fotografías de las hermanas Cossettini, del fotógrafo Joaquín Chiavazza, Amelio Piceda, el boxeador de barrio Tablada; el escritor Jorge Riestra y Ágata Galiffi integran entre otros la galería de famosos que abonan a la identidad de la ciudad.

Y si de la construcción de la ciudad como relato podría tratarse esta página, el álbum "Estuvieron un ratito" dispara más de una anécdota. Dice Cesaretti para introducir al navegante: "Visitantes de toda laya, prosapia y pelaje pasaron alguna vez por la ciudad". Allí están el presidente Marcelo Alvear; Juan Domingo Perón en la CGT rosarina; el hermano de Francisco Franco, Ramón Franco, agasajado en Rosario; Pelé en un club de la ciudad en 1960; Eva Duarte en la Jefatura en 1948; el escritor Stefan Zweig en la librería de Laudelino Ruiz; el presidente Agustín P. Justo; el ajedrecista Bobby Fischer en 1971; Hipólito Yrigoyen, Ricardo Balbín en 1949... y siguen las firmas.

La memoria como construcción, con sus olvidos y recuerdos, con sus rostros a veces claros y otras, borrosos. Pero siempre compartida.

rosario2.jpg
La famosa tienda La Favorita a principios del siglo XX.
La famosa tienda La Favorita a principios del siglo XX.
Rosario siempre está

Para acceder a Rosario en el recuerdo se puede ingresar a través de su página en Facebook. La página tuvo una primera aparición hace unos cuatro años. Fernando Cesaretti es el administrador de la página. Es también su moderador. Es una página pública aunque él define qué fotos se publican. "Si bien el carácter de la página es pública tuve que restringir el posteo porque en un momento aparecía publicidad política y comercial. Además hay temas sensibles con los cuales hay que ser cuidadosos", explica Cesaretti. Rosario en el recuerdo también publica fotografías en Twitter. "Lo hice como resguardo, porque ya me pasó con otra página en Facebook que un día me la bajaron y no me dieron explicación. Pero también porque en Twitter se pueden publicar imágenes con menor resolución y permite una repercusión a veces increíble".

Un ejemplo son los 300 seguidores de Tierra del Fuego. "Me llamó mucho la atención, hasta que descubrí que fue a partir de una rosarina, Fabiana Ríos, que fue gobernadora allí, que comenzaron a seguir los contenidos de Twitter", detalla.
¿La imagen que más visitas tuvo? La nevada en Rosario en 1973. "Es impresionante, ponés una imagen de ese momento y no paran de comentar", cuenta.
rosario3.jpg
La nevada del 16 de julio de 1973. El tren Rosario-Casilda cruza la estación de Pérez, rumbo a barrio Vila.
La nevada del 16 de julio de 1973. El tren Rosario-Casilda cruza la estación de Pérez, rumbo a barrio Vila.

Comentarios