la_region
Martes 14 de Febrero de 2017

Melincué: vecinos repararon las bombas extractoras

Para prevenir un posible anegamiento por la crecida de la laguna, empleados comunales y pobladores se aplicaron a las tareas de reparación.

Empleados de la Comuna de Melincué, junto a vecinos de esa localidad, tomaron la decisión de reparar ellos mismos las dos bombas extractoras de agua para evitar el colapso de la laguna homónima que se encuentra en el punto más crítico de los últimos años. La situación hídrica es muy delicada y muchos temen que el agua pueda llegar al casco urbano en caso de persistir las lluvias. La bombas restauradas traen alivio a los pobladores y la medida fue tomada a raíz del retraso de la provincia en repararlas.

En una verdadera "patriada", una decena de melincuenses repararon los motores de las bombas que componen la estación de bombeo Nº 2 en tan solo una semana, mientras que "enviarlas a reparar hubiera demandado más de un mes", graficó el presidente comunal Gabriel Rébora.

Melincué, a más de 30 días de sucedidas las lluvias que asolaron la región a principio de año, continúa en una crítica situación hídrica con el pueblo movilizado para sostener las improvisadas defensas, y asistencia hasta del Ejército argentino.

El operativo fue protagonizado por casi diez melincuenses "trabajadores de la comuna, empleados de la estación de bombeo y un par de vecinos de gran corazón", según enumeró Rébora, quien remarcó que "la estación de bombeo es propiedad del gobierno de la provincia de Santa Fe, pero desde que asumimos nuestra gestión, hemos decidido no quedarnos a la espera de que la provincia cumpla con sus obligaciones, sino que nosotros hacemos los trabajos esperando que la provincia luego nos devuelva el dinero".

"Los tiempos de la administración provincial no son los mismos que los de una comunidad que vive amenazada por el agua de la laguna", agregó. El 23 de enero de 2017, la provincia le asignó a la comuna de Melincué un aporte no reintegrable según la resolución 21 del ministro de Gobierno y Reforma del Estado al presidente de la comuna de Melincué, Gabriel Alejandro Rébora.

Se trata de recursos extraordinarios para las localidades afectadas por las inundaciones. A Melincué se le otorga un millón para ser utilizado "en esta situación". Pero la provincia, responsable de la estación de bombeo, "adeuda a la comuna 1,9 millón desde hace más de un año.

Esa fue la última vez que se enviaron las bombas a reparar. Esa factura la abonó la comuna y la provincia aún no ha reintegrado esos fondos", señaló el mandatario.

"Reconocemos un intento de cambio de la gestión Lifschitz, pero con eso solo no alcanza", planteó Rébora. "Nuestra gestión comunal viene trabajando desde hace cinco años. En no menos de 10 oportunidades nos reunimos con la comisión de hidráulica de la Cámara de Senadores, como también con personal de Defensa Civil y con el de Turismo entre otros, planteándole todos los problemas que hoy en día nos aquejan", señaló Rébora en un texto dirigido a la población de Melincué.

El funcionario agregó que "nuestro reclamo se centralizó en pedir a las autoridades provinciales que se reconstruya el anillo de contención, que se amplíen las estaciones de bombeo, que se haga un estudio serio de la factibilidad de un canal por nivel, y que se construya un retardador paralelo al canal San Urbano en la línea de alta tensión para retardar desbordes de ese cauce hacia la laguna".

También dijo que "se discutió con los responsables de Medio Ambiente bajar la cota —que hoy se encuentra en 82.50— y poder contar con mayor almacenamiento hídrico en épocas de lluvia e infinidad de cosas más".

"Lamentamos profundamente no haber tenido respuesta alguna en su momento, aunque hoy tenemos que agradecer el apoyo de este gobierno provincial si bien debemos señalar que la respuesta llegó demasiado tarde. Los grandes protagonistas de esta difícil página de la historia de Melincué son los vecinos que nos pusimos a trabajar solidariamente para evitar que el drama sea mayor. Haciendo zanjas, llenando bolsas de arena, construyendo terraplenes, reparando las bombas, entre otras tareas. El 90 por ciento de los melincuenses nos pusimos a trabajar codo a codo. Todo eso no debió ser necesario, pero la provincia sigue llegando siempre tarde", concluyó el jefe comunal.

Comentarios